Manifiestos

1. Manifiesto Plateado:

Si quieres pertenecer a este reconocido club que tanto prestigio proporciona y tanto viste hoy en día (y del que Groucho Marx nunca formó parte), tienes que aceptar y publicar en tu blog las siguientes cláusulas:

Me adhiero al Club de la Excelencia Plateado de Iago y a su "Manifiesto Plateado". Por ello proclamo que:

1. Veo el mundo con una óptica plateada. Si no es oro todo lo que reluce, al menos será plateado, ¿o no?

2. Poseo unas zapas plateadas o me comprometo a mercar unas cuando pueda (en caso contrario Iago me dejará dar una vuelta en las suyas).

3. Acepto enlazar mi blog con el blog de Iago, con fuerza argentífica y relacionarme con todo el mundo desde del Mar del Norte hasta el Rio de la Plata cantando la excelencias de una visión plateada del mundo, sin malos rollos ni falsos oropeles.

4. Peregrinar al menos una vez en la vida por la Ruta de la Plata, platicando con todos los paisanos que salgan a tu encuentro, hasta llegar al santuario de nuestro guía espiritual plateado, nuestro admirado FelicianoTeixeiro, ese tuberculoso.

5. Solicitar, conservar y publicar mi carnet de socio y no venderlo jamás por unas monedas de oro.

Venga, no seas tímido, prestigia tu blog perteneciendo al Club de la Excelencia Plateada. Solicita tu carnet ¡Ya!


(Nota: Se atenderán las solicitudes por riguroso orden de entrada hasta agotar las existencias)




2. Manifiesto Moreno:

¡Los morenos no somos tan guapos como los rubios pero, sin embargo, somos mucho menos inteligentes! Por eso si las ruvis tienes su manifiesto, yo manifiesto que quiero el mío. Helo aquí:

1. Deberás deconstruir un blog que jamás, repito jamás, aborde cualquier tema desde un punto de vista culto, social, político o deportivo ni en serio ni en broma ni en rubio, sino todo lo contrario; y sin ánimo de aportar, ni enseñar ni debatir nada de nada: ¡Que aporten, enseñen y debatan ellos! ¿No son más listos?, pues eso.

2. Partirte la polla en los blogs de las ruvis y reconocerlo sin rubicundez.

3. Escribir al menos un post por siglo sin sentido ni nada, a poder ser insultando un poquito a alguien siempre que sea rubio natural o de frasco, eso sí desde el coleguismo y el buenrrollismo y la morenez.

4. No usar nunca tinte para el pelo, ni ayudar a nadie a que se lo tiña, ni proporcionar una marca o tienda donde lo suministre.

5. Ser moreno implica un compromiso con tu personalidad capilar, así que llevarás la morenez con orgullo, y aunque seas más burro por ello, no tienes de que avergonzarte y te jodes. Hay un historia sobre un peli-moreno que una vez fue sexy y se cree que hasta feliz.

6. Ser moreno no está tan mal si pasas la noche en un cuarto oscuro, de noche todos los gatos son morenos. Sin embargo lo contrario es una paradoja, ¿son rubios todos los gatos de día? ¿a que no?

7. No te dejes avasallar por la rubiez, los rubios también tienen caspa y se les cae el pelo.

8. No está demostrado que los rubios tengan mayor potencia sexual ni que la tengan más grande, aunque tener el pelo púbico de ese color te haga ver más grande lo que no hay.

9. No todos los grandes pensadores fueron rubios, hay alguno que era pelirrojo. Si los morenos no han aportado nada a la ciencia, es puro capricho de la naturaleza y para desmentir a las estadísticas: somos más pero pensamos menos.

10. ¿Alguién ha visto un chino rubio? Millones de chinos no pueden estar equivocados, aunque hablen en ese idioma tan dificil (mucho más que el gallego, non e por nada).

Si suscribes este manifiesto o eres moreno o estás calvo. No tendrás ningún carnet ni nada parecido, serás uno más en un mundo mayoritariamente moreno y tendrás que buscarte tu mismo los ligues, se siente. Pero irás más contento por la vida, pensando que hay más gilipollas como tu leyendo esto. Besos negros.

(Decálogo envidiosodel Manifiesto de "Las Ruvis" de un Iago moreno, en Madrid, a 9 de carnestolendas).




3. Manifiesto Chabacano:

Al poco tiempo de empezar a escribir en el blog, uno de los post que me parecieron más divertidos fue el “manifiesto ruvio” de Las ruvias. Aquel post me abrió los ojos y me alumbró el camino que yo quería seguir. Y no paré hasta que me dieron el carné de socio; carné que exhibo con orgullo en mi blog. Ese post se lo copié descaradamente, primero en mi “manifiesto moreno”; luego en mi “manifiesto plateado”; y finalmente inspiré a Shysh el “manifiesto calvorota”. Aquí nos manifestamos todos.

1. adj. y s. Ordinario, de mal gusto, grosero.
2. m. Lengua mixta de español y dialectos indígenas que se habla en algunos lugares de Filipinas.
3. En Andalucía y México, albaricoque y albaricoquero.
4. Ramplón, grosero.



Mi copia, el “carné plateado”, y como siempre pasa con las copias, no ha tenido el éxito del original de las ruvis. Apenas he conseguido 4 socios aparte de mi mismo, claro que los cuatro de lo más granado de la blogoesfera: Iván, mi ex novio que tiene el carné número 1; Giovagris que tiene el dos aunque no llegó a exhibirlo en su blog; Donuttz que tiene el tres y luego él creo su propio carné, el Fogoso aunque no ha editado su correspondiente manifiesto; y mi entrevistador Amanuense, que tiene el carné número cuatro (se lo hice a mano, el carné digo por si hay mal pensados).

La visión plateada del mundo se ha quedado como veis bastante estrecha. A este paso estoy viendo que mis zapas plateadas se pasan de moda (si no se han pasado ya, tendré que preguntarle a TH II) y no llego a tener ni media docena de adhesiones.

Pero claro, ahora ya se el por qué. Algunos mamables comentaristas me han abierto los ojos. Me han dicho que mi blog (mi querido blog, añado yo, ¡buah!) es chavacano, Sísifo dixit (y lo escribe con v el burro de él...). Diego del mar me ha comparado con Belén Esteban, que ya te vale, cabronazo, ya me las pagarás ¡jajaja! y Salva se cachondea conmigo (¿de mi?) con poner música de Camela en mi blog. Gracias a los tres.

Pues bien, hoy tengo a bien presentarles a todos ustedes vosotros, el


MANIFIESTO CHABACANO
(A ver si tengo más éxito, ¡cojones ya!)


1. Mi blog es chabacano por la gracia de mi madre y de Iago.

2. A mi lo chabacano me va, me va, me va. Mi blog es ordinario y de mal gusto, tiene muxos colorines y es más hortera que un orinal con flores y más pesao que llevar un cerdo de paseo en brazos.

3. Mi blog pone señores en bolas que queda mu ordinario y mu calentorro. Se habla de polvos y de pollas, vamos de la vida así en generá.

4. Se pué poner algo de amor, pero no muxo que queda mu cursi.

5. En esta especie de blog caben tós los idiomas (por señas) y dialetos (es que los gallegos no pronunciamos la c antes de t, ¿qué pasa?)

6. Me gusta Camela, La artista anteriormente llamada Tamara, El Fary e incluso, lo peor, Mika. Y de todos ellos me congratulo y bailo enseñando mi slip (que eso parece que es lo más chabacano de todo).

7. A mi me gustan los albaricoques y los malacatones porque me sale de los cojones. Y cuanto más me gustan más chabacano soy.

8. Soy ramplón y grosero, ¡pero como me lo paso! que de finolis y culos estrechos está el mundo lleno.

9. Si algún intelectual se acerca a mi blog tengo la obligación de avisar a los demás socios al grito forgiano de: “Cuidado Mariano, un intelectuá”

10. Estos mandamientos se condensan en una única máxima: Si no eres chabacano que te den por el…. chabac.

Este es el carné chabacano…. Se atenderán las peticiones en riguroso orden de llegada o bien atendiendo al mayor grado de chabacanez. ¡No amontarse qus veo vení!