jueves, 12 de julio de 2012

AS BESTAS



En Galicia a los animales se les llama “bestas”, las bestias. Pero, sin embargo, a pesar de ese nombre tan poderoso, somos de los pueblos de España más respetuosos con los animales. Tanto es así que, en la Galicia rural - no en la ciudad claro-, los paisanos o aldeanos consideran a sus animales como parte de la familia. Las vacas duermen en cuadras que están al lado de la cocina y, a menudo tienen una ventana que da a la entrada de la misma. Las gallinas salen libremente todo el día a picotear por las eras y los caminos sin que nadie las moleste, y vuelven todas las noches a su gallinero sin equivocarse nunca ninguna, a poner el huevo en su sitio. Y los cerdos viven algunos también dentro de las casas;  si no sirven, a veces, de almohada, (bueno, esto último es una exageración temporal, pero en hace años ocurría así. Las vacas pastan también libremente en los terrenos propios de cada finca, amarrada a una cuerda bien larga, sin que nadie las perturbe ni nadie, por supuesto, robe ninguna. Y, en cualquier caso, el mejor amigo del gallego de campo es el perro.

Por eso, en estos meses en que en todo el país se generalizan los festejos a base de que los humanos se divertirán maltratando a animales, yo recuerdo el trato que reciben allí en mi tierra. Ya no hablo de las corridas de toros; pero hay fiestas tan inmorales como lanzar una cabra del campanario de una iglesia a ver quién la pilla, jugar con una vaquilla para que se caiga al mar,  o  perseguir a el toro de Tordesillas, a caballo y en grupo, para matarlo a base de rejones. Incluso, si te digo la verdad, los encierros de Pamplona utilizan a los toros como excusa para la diversión de los corredores, los marean, agitando un periódico para así despistarlos, mientras los conducen a toda velocidad por calles asfaltadas a la plaza donde, finalmente, los asesinarán. Y no me digan que esa manera de llevarlos es respetuosa… ¡Ya podían conducirlos en descapotables, jajaja!

Curiosamente, en mi tierra, la fiesta con animales más conocida es la llamada “Rapa das bestas”. Es una fiesta con animales, pero no contra los animales. En ella, los mozos del pueblo tienen que derribar, solo con sus brazos, a los poderosos caballos que se crían salvajes por los verdes montes de la región, para poder así cortarles las crines. Crines que, si se dejan largas, molestan a los caballos en sus correrías y que, evidentemente, también se comercializan, claro, produciendo riqueza para la localidad... Una vez rapados los caballos salvajes, se les devuelve a su libertad sin mayores contratiempos. Es una fiesta muy bella y masculina (valga en este caso la distinción sexista) y con un claro sentido ecológico. Toda la fiesta termina en una romería en que se come y se beben los típicos productos gallegos.

A esa fiesta de mi nación, que tiene lugar en Sabucedo, acuden unas dos mil personas. Muy lejos del millón de seres humanos que pueblan Pamplona durante los sanfermines. Algo falla en la educación de la humanidad cuando la gente prefiere una carrera de unos minutos delante de un toro que la bella compenetración y la limpia pelea entre caballos y caballeros

Pero es que ahora, además, he leído que van a permitir una especie de cacería de jabalíes por no sé qué tierra castellana a base de matar a los pobres verracos a lanzazos. Y lo plantean como un lucrativo negocio. Siempre el vil dinero.

En fin, que ya no sabe uno si las bestias son las que van debajo o las que van arribas montadas. 

viernes, 6 de julio de 2012

ECHANDO DE MENOS


Una foto por cortesía de UWL 
Me escribe uno pare decirme que me echa de menos en Myspace… ¡Pero si hace años que no entro en aquella red!

Otro me dice que echa de menos mis twitter, agudos como cuchillos. Pero ya no twiteo, porque no tengo una vida tan interesante como el novio de Shakira, para estar colgando frases ingeniosas pero midiendo las palabras.

Me echa de menos uno en Badoo, por lo visto, según me dice un correo electrónico. Pero yo nunca estuve dado de alta en Badoo ¿cómo me va a echar de menos nadie allí?

Hay quien me echa de menos en mi blog. Echan a faltar mis incisivos artículos llenos de humor e ironía, mi narcismo, mi plateadismo, y tal vez mis comentarios. Es posible, puede ser...

Otro me dice que echa de menos nuestras partidas en el “Apalabrados”;  juego del que ya me he cansado cuando he visto que favorece a los que van ganando y tienen mejor estadística.

Me echan de menos – mis amigos, me dicen- en el Tuenti, aunque nunca fui un gran fan de esa red absurdamente teen. Me echan de menos en el Messenguer, y me echan de menos, igualmente, en los chats. Hasta echan de menos las pajas que me hacía en Cam4. También echa de menos Sergio mis comentarios en sus fotos en el Facebook y me lo dice por Whatsapp.  Todo el mundo parece echarme de menos por el ciberespacio adelante…

Y yo estoy aquí, amor, echando de menos tu cuerpo.

domingo, 1 de julio de 2012

CON LAS RANGLAN Y EL SKATE AL ORGULLO


A la fiesta del Orgullo Gay con las "ranglan" y el skate...


Más fotos de "Pride Madrid 2012" en mi otro blog: