sábado, 27 de octubre de 2012

LA TONTERÍA DEL DÍA O PENSAR CON LOS PIES


Foto Thiagosurfeiro
Hoy en día es difícil ya escuchar alguna tontería que te impresione, con la cantidad de papanatas, gilipollas, meapilas, y psicólogos en paro que pueblan este universo que llamamos España. Pero aún así, a veces lo escuchado supera todo lo imaginado. Y, aunque no quieras caer en la banalidad de la cultura del pelotazo –o de la crisis, que total es lo mismo-, cambiando de canal mientras comes el chusco que el menguante sueldo que entra en casa te permite (mis padres son los dos funcionarios, (así que han perdido, bajo el PP, cada uno un 20% de poder adquisitivo mas sus dos pagas extras y eso se empieza a notar), escuchas en la televisión algo que te deja alucinado.

Un buen señor con cara de no mojar en su puta vida, promocionaba su libro – cosa que me parce muy lícita, por otro lado- sobre la felicidad y las maneras de lograrlo. El sostenía la tesis de que mucha de nuestra infelicidad venía del hecho de que pretendemos lograr lo que no tenemos; y –hasta aquí todo era más o menos normal- la receta consistía en bajar el nivel de aspiraciones, algo que yo mismo he recetado en algunas ocasiones.

Pero entonces, tuvo la mala idea de proponer un ejemplo. Y el ejemplo consistió en decir que mucha gente era infeliz porque “buscaba una pareja”. Eso ya me dejó mosqueado. Se puede ser infeliz, efectivamente, por no tener pareja. Pero no puedo entender porqué vas a ser infeliz por tenerla. Ni por qué esa búsqueda tienes que conducirte irremediablemente a la desgracia. Pero cuando aquel propio la remató fue cuando dijo que: “yo soy feliz sin pareja (ya digo que su cara era la de un pepino que no ha follado en su vida), y que montones de curas y monjas eran felices sin tener pareja... ¡La cagamos! Aquel imbécil estaba proponiendo poco menos que el celibato. Soslayando que no creo que haya preguntado a muchos curas y monjas por su nivel de felicidad, y que –en buena ley- los religiosos “técnicamente” tienen pareja, y la mejor además, puesto que se casan con dios nada menos, si fueran tan felices no estarían todo el día dando por culo a los demás, y no solo literaria y doctrinalmente, sino “realmente” a los pequeños alumnos a los que dan clase mientras meten mano. Hay que ser muy memo para proponer hoy a curas y monjas como ejemplo de nada. Vete tu a una discoteca a decirle a todos aquellos jóvenes que solo buscan pinchar, que no, que lo mejor es hacerse pajas en la soledad de tu cuarto de baño (como hacen seguro, por otro lado, esos religiosos en sus cubículos). Puedes ser mas feliz si renuncias a ese descapotable que tienen los banqueros que nos llevan a la ruina, pero no vas a ser mas feliz por renunciar a tener pareja.

Evidentemente es descorazonador escuchar estas tonterías en un canal público. Todo el mundo sabe que con pareja se puede ser feliz o infeliz, igual que no teniéndola. Aunque, siempre he dicho que, tal vez, lo único que justifica nuestra existencia, es precisamente la búsqueda del amor. Ese amor que incluso alguien como Jesús predicaba, pero que curas y monjas se han encargado de estigmatizar.

Amar es bueno, tener pareja es bueno, follar es bueno… Es así de sencillo. La infelicidad, desde luego, la llevamos nosotros dentro. 

9 comentarios:

Pau dijo...

No es para nada una tonteria pensada con los pies

Thiago dijo...

Pau, cari, cómo es eso de que no tengo acceso con mi cuenta a comentar en tu blog?...

Logan y Lory dijo...

Tu lo has dicho, la felicidad o infelicidad está en uno mismo, en saber disfrutar de eas cosas que nos llenan y eso es independiente de tener o no pareja, pero compartidas con alguien a quien se ama es mas placentero y todavía nos hace mas felices.

Un abrazo

Manuel López Paz dijo...

La vida se juzga según nos haya ido...En el caso, al pobre hombre pues...no tiene pareja, ha pensado que puede ser feliz, pero es que tampoco la ha buscado...o creo que no la ha buscado...

En fin...Lo que hay que escuchar cuando se tienen puestos los oidos


Saludos

Roberto T dijo...

No sé quién es ese... ¿escritor?, ni tengo idea de ese libro. Pero esa idea de que la infelicidad tiene su origen en que nos proponemos metas demasiado altas podría tener una interpretación muy reaccionaria, muy en la línea de la resignación que promulgan la iglesia católica, los testigos de Jehová, los del Opus, los banqueros y otras sectas de ese tipo. En base a eso se puede decir también que no estamos en crisis, y que la culpa la tiene la ciudadanía por esperar que sus impuestos se reinviertan en servicios públicos, por querer tener un empleo, por querer estudiar, por querer que se les atienda cuando se ponen enfermos, o por querer tener una casa. Con lo feliz que se puede ser durmiendo bajo un puente y comiendo de los cubos de basura, o queriéndose uno a uno mismo. Quizás lo que quieren es que no pensemos y nos contentemos con estas simplezas. Pues sí, hay gente para todo. Besos.

PD: Qué bueno leerte de nuevo :-).

Pendejo dijo...

como te limaste con lo que dijo el chabon jajaja esta lleno de pelotudos en todos lados, mas en la TV, a enamorarse, buscar pareja y cojer se ha dicho!

me gustó el blog, te leo!

Peace-for-ever dijo...

Estoy contigo és que amar és bueno, que tener pareja también y en que el sexo es necesario para completarnos como seres humanos. También em parece cierto que renunciar a ello así sin más no aporta nada bueno ni nuevo.

Dicho todo eso hay algo que creo que también es cierto y es que no hay que vivir pendiente de tener pareja, de hacer del hecho de tener pareja una obsesión y amargarse la vida por el hecho de no tenerla. Creo que hay que saber esperar a encontrarla y a disfrutarla cuando uno la tiene.

Un abrazo.

alvaro Locx dijo...

Yo soy feliz recordandote y siendo tu marido post abandonado y plateado.

Cari, diversidad en el mundo hay, cada loco con su tema y es tema de nunca acabar.

Muac, muac. besitos.

Yo soy feliz enamoraó y bien follaó.

Pimpf dijo...

Hombre, yo no estoy de acuerdo con tu queja, y es que creo que cada uno fija su umbral de eso, vamos, que el señor este fue consciente de sus limitaciones y es muy tacaño, dicho sea de paso, hay quién puede ser feliz con el celibato, o consigo mismo, luego, estamos los grandes, los que fijamos el nivel más alto de exigencia y bla bla bla.

bicos Ricos