viernes, 13 de marzo de 2009

LA POSESIÓN DE THIAGO by JAHHY (1ª parte)

Primera parte del cuento que me ha escrito mi amigo
Jahhy del Blog "Burbujas de Deseo"
¿Qué cojones haces aquí? -Merche Pallarés se sorprendió al ver que su hijo Thiago se había colado en su cama sin pedir permiso.

-Escucho ruidos, mamuchi. Tengo miedo- contestó Thiago mientras se acurrucaba en posición fetal en un extremo de la cama- La habitación está llena de ratas...

- ¿Otra vez con el puto Jahhy y su ratas? Joder Thiaguín, siempre la misma pesadilla. Estás helado y temblando. Pero bueno ¿qué es eso?

- Ya ves mamá, creo que es una erección. Lo siento, mamuchi.

- Diosssssss ¡Pero si es enorme! Siempre comiendo pizzas y bebiendo cervezas, así estás, que te sobra grasa por todas partes e incluso ahí.

- Los muebles se movían, mamuchi- balbuceó un asustado Thiago.

- No digas tonterías y haz el favor de no acercarte demasiado con eso…con eso tan enorme. Lo que me faltaba. Mejor vete a dormir con el cerdo. Diossssss ¡Siempre igual!

- ¿Me voy entonces a dormir con Glotón? Pero en el trastero hace frío.

- Bueno quédate, pero ¡ni se te ocurra acercarte demasiado ni te la menees que te doy de hostias hasta cansarme!

Merche Pallarés y su hijo Thiago vivían en un pueblo de Pontevedra de apenas 500 habitantes en plena Ría Thiaga-Sanxenso. Hacía dos años que subsistían gracias al empleo Merche como curandera, cuyas dotes eran alabadas en toda la comarca a base de pócimas humeantes de semen de percebe, babas de almejas, mejillones con endivias con roquefort putrefacto y patas de bogavante con pimientos agrios de Padrón. Tras la desaparición misteriosa de su esposo –legionario de profesión- en la retaguardia de Serbia y del cual, nunca volvió a saber nada, su hijo Thiago se encargaba de vaguear –tenía unas dotes especiales para ello- entre la piara de cerdos, las gallinas del corral, la vaca Tomasa, el rebaño de ovejas y un portátil con internet que utilizaba para ver páginas guarras y meterse en blogs de dudosa reputación. Eran felices y con el dinero ganado por sus curaciones milagrosas, vivían sin grandes carencias.

Merche Pallarés sanaba tumores, esquizofrenias, mal de ojo, disfunciones eréctiles, y la mosca del vino. Su fama había alcanzado cotas ya internacionales. Desde Rusia, Carballedo, China, Oleiros, Albania, Irán o Arteixo, llegaban hasta su consulta riadas de menopáusicas, enfermos renales, alcohólicas con artrosis, paranoicos convulsivos, alucinados marcianos, ludópatas estreñidos, monjas ninfómanas y amas de casa con mal de amores y aliento. No era un mal negocio. Unos meses más y podrían trasladarse a cierta mansión –a la que había echado un vistazo en un catálogo del famoso constructor “El Pocero”- situada en Miami Beach, lugar donde pensaba continuar con su especializada profesión.

Pero en estos momentos le preocupaba su hijo Thiaguín. Con 25 años, bajito, de ojos achinados, gordinflón y con un retraso mental considerable.

Thiaguín vivía feliz cual amapola silvestre -sin hacer prácticamente nada- cuidando a las mascotas con formas de ganado de la finca, viendo revistas guarras y escribiendo poesías infumables. Eso sí, ya era padre de tres criaturas que –de diferente madres- habían fallecido prematuramente del mal de las babas locas. En la comarca era conocido como El ThiagoBabas.

Aquel sábado ocurrió de nuevo. Volvieron los ruidos, el movimiento de muebles en su habitación, las voces y las ratas. Fue la primera vez que Merche Pallarés –asustada ante los gritos histéricos de su hijo- entró en la habitación y comprobó que algo extraño le ocurría a su hijo. El espectáculo que presenció marcaría el inicio de la horrenda pesadilla: Thiago se elevaba sobre la cama y su cuerpo desnudo –y con una inmensa erección- giraba como las manecillas de un reloj, a velocidad de vértigo, que ya quisiera para sí, Fernando Alonso. Su cara, amoratada y desfigurada, escupía babas verdes, amarillas, rojas y negras, en una composición pictórica que ya desearían para sí afamados pintores surrealistas. Y las ratas. Cientos de ratas rojas gritaban, corrían, mordían, volaban alrededor de su cuerpo mientras los cajones de la mesilla de noche, el mueble bar y el armario se abrían y cerraban sin sentido alguno. Las luces seguían un ritmo desconocido con cadencia de rock heavy mientras la persiana golpeaba la ventana con furor inhumano. Un olor a excrementos se extendía por toda la habitación cegada por una nube de color rosácea demasiado hippie para la tensión que allí se vivía.

Merche Pallarés sufrió un ataque de nervios y se abalanzó hacia la nevera de la cocina para zamparse un kilo de melocotones, dos docenas de lionesas de chocolate y un pastel de manzana con trufas. Ni siquiera pudo vomitar.

Avisó a Mosén Stultifer, el cura del pueblo, que no fue encontrado hasta bien entrado el amanecer en el pub “El Edén del Sado Feliz” en un deplorable estado de embriaguez etílico y sexual. Tras varios cafés, el Mosén Stultifer se atrevió a entrar la habitación que continuaba con una caterva de ruidos fantasmagóricos de película de terror serie Z. Merche Pallarés le conminó a que se colocara un abrigo de legionario con olor a cabra de su desaparecido esposo. El frío en la habitación era intenso, gélido.

-Hijo de puta, entra y verás lo que es bueno. Deja de follar con la zorra de mi madre y entra cabrón- la voz de barítono de opereta de un Thiagin desconocido tronó por toda la casa.

El espectáculo que se encontró al entrar Mosén Stultifer fue indescriptible. Tan sólo decirles que vio a Thiago desnudo, sangrando y dándole con una fuerza de bestia inhumana por detrás a Glotón, el cerdo mascota de la casa, flotando sobre la cama.

Es decir, en pleno aire ambiente. Inenarrable los gritos que desprendía el pobre Glotón al ser penetrado por esa bestia inmunda que retorcía la lengua, giraba los ojos, se arrancaba los pelos y escupía litros y litros de babas realmente asquerosas.

-Mamón, ven aquí y chúpamela, joputa!- Thiaguecito se alteraba con la visión del abrigo de legionario de Stultifer, el rosario de la Virgen de La Consolación y el agua bendita que éste portaba sobre la mano. Se colocó en un extremo de la habitación intentando apartar a las ratas, cuervos, serpientes pitón y cerdos que por allí hacían compañía al poseso Thiago.

- ¡Tócame los huevos, puta!…jajaja… ¿o quieres que te folle, putón? Thiago continuaba insultando al asustado Stultifer éste recitaba con mayor énfasis las bienaventuranzas y una letanía de rezos en un andaluz malagueño con mucho sabor. Al intentar untarlo con agua bendita, el poseso –más poseso si cabe- se abalanzó sobre el pobre Stultifer que tuvo que retroceder hasta el armario y esconderse en él.

- ¡Sal del armario, puta! ¡No huyas de la voluntad de Satanás! ¡Lo estás deseando, mamón! – la voz de Thiaguín brotaba como veneno de ultratumba desde las entrañas de su cuerpo hinchado.

Satanás tiene la fuerza de mil demonios y Thiago era Satanás en aquellos momentos. Levantó el armario con sus dos gordas manos y, sacudiéndolo violentamente, hizo salir al pobre Mosén que intentaba frenar el escape de orina que le provocaba el miedo y el nauseabundo olor del lugar. No tuvo tiempo a reaccionar. Thiaguín le agarró del cuello y con un violento giro de este se lo partió entre sus risas del más allá y el jolgorio de ratas, cerdos y aves del infierno.

Merche acudió aterrorizada a la casa cuartel del pueblo pidiendo ayuda. La Teniente Dianna era la encargada de meter en cintura a los cinco subordinados a su cargo. Poco trabajo había en el pueblo. Algún robo de gallinas, dos o tres violaciones al mes y algún asesinato por asuntos de tierras al trimestre. Menudencias en comparación con lo que le estaba relatando Merche entre sollozos y lágrimas de sangre. La teniente Dianna –a punto de jubilarse- intentó quitarse las pulgas de encima. Tenía contactos y los utilizaría. Eso sí, colocaría un retén alrededor de la casa para cuidar al ganado y posibles altercados con el más allá de acá.

El Cardenal Ángel era especialista en exorcismos, estigmas y fenómenos más o menos paranormales. En aquellos momentos se encontraba en Roma –Ciudad del Vaticano- intentando sacar el veneno del infierno a una monja de Laponia que sufría un avanzado estado de gestación maléfico. El mal estaba en sus entrañas en forma de alíen viscoso y amenazaba con parir un infierno llegado el momento. No dudó un instante. Le abrió el estómago a la septuagenaria monja con su navaja de Cuenca -¡Cuenca existe! y dejó salir al abominable ser que reconcomían sus entrañas. El Alíen fue gaseado con un extintor de fuegos artificiales prestado por el Cuerpo de Bomberos de Ciudad del Vaticano y, asunto arreglado. La monja y el alíen fueron arrojados al mar tras ser incinerados sus restos calcinados.

Cuando recibió la llamada de la Teniente Dianna –vieja amiga de correrías y noches de parranda en tapeo, vinos y fumatas violetas- no dudó en emprender vuelo raudo hacia el lugar de los hechos. Pontevedra estaba en el fin del mundo y tardó más de lo deseado en llegar.

Mientras tanto en la casa, Thiaguin continuaba vomitando, gritando y maldiciendo a todos los santos y santas del calendario oficial de la Iglesia. El retén de beneméritos allí apostados comenzaron a sufrir sus burlas y sus escupitajos. Gracias al fervor de madre, Merche Pallarés pudo evitar en más de una ocasión que, alguno de aquellos guardias hartos de soportar que les mentase a sus madres, hijas, novias, le metieran un cargador de balas en el vientre descompuesto y nauseabundo al Thiaguin de los cojones.

A dios gracias el Cardenal Ángel llegó al quinto día por la noche entre los gritos enfervorizados del poseso que olió su santidad a veinte kilómetros de distancia. Entró en casa bajo palio –que portaban los monaguillos asustados de la parroquia del pueblo- vestido con la capa roja, la sotana púrpura y la mitra. Daba gusto verlo. Mientras hablaba con la Teniente Diana y con Merche, Satanás Thiago empezó a cagarse literal y realmente en todos los muertos existentes desde la guerra de Irak para atrás. Bush y Aznar –aunque vivos, también fueron incluidos en sus endemoniadas blasfemias. En cuanto pisó la primera baldosa de la casa el Cardenal Ángel, un río de mierda se deslizó desde la habitación del poseso escaleras abajo –adquiridas en el blog de Stultifer- acompañadas por toda una colección de seres enanos endemoniados con lentejuelas, orejas puntiagudas, ojos de víbora y lenguas de salamandras del cretácico superior, que intentaron abalanzarse sobre el cuerpo de púrpura y oro del Cardenal. Ángel no retrocedió un paso. Citó apenas unas frases en latín antiguo –que nadie entendió y que es difícil transcribir- y todos aquellos inmundos seres salidos de las alcantarillas del Infierno, se esfumaron dejando un olor a rosas y jazmines que ya quisieran para si muchos laboratorios de aromatizadores caseros. La voz carajillera del endemoniado cesó y un silencio de orquídeas dormidas reinó en la casa por un corto y tenso intervalo de tiempo.

Necesito agua caliente, velas rojas, una foto de JuanDeDios, dos crucifijos del S. XIII, una ristre de ajos, una copa de orujo, dos biblias en latín, las poesías encuadernadas en piel de cabra de Didac Valmon, una daga turca, una bolsa de piruletas de ME –sabor fresa- unos candelabros en plata, un tricornio, hierbabuena y nuez moscada, una imagen de la Virgen de Transilvania, una docena yemas de Santa Teresa y conexión de alta velocidad con Internet. Ah, y unos estropajos. El Cardenal Ángel se encendió un puro que le ofreció la Teniente Dianna mientras entregaba sus peticiones a uno de los beneméritos.

Tras tomarse la copa de orujo y mientras reía junto a la Teniente Dianna recordando los viejos tiempos, el endemoniado Thiago volaba por el techo de la habitación en plan kamikaze de Al Qaeda expandiendo vómitos con sanguijuelas por doquier.

Una vez conseguido todo el avituallamiento solicitado y mientras se colocaba en los bolsillos las piruletas, la daga turca, el rosario con olor a incienso y la foto de JuanDeDios, el Cardenal Ángel inició la subida de la escalera en dirección al lugar del poseso. Los gritos –aniñados, envejecidos, de quinceañera en concierto de Bisbal, de mujer madura en éxtasis en brazos de Julio Iglesias, de parturienta y de cerdo a punto de ser descuartizado: en una sinfonía alucinógena que mordía cualquier oído con canon de la SGAE- fueron in crescendo según el Cardenal Ángel se acercaba a la puerta.

Fue preciso pedir al herrero del pueblo la sierra mecánica para abrir la atrancada puerta de la habitación. Una vez dentro, entre tinieblas y pérfidos olores a rata muerta y otras sustancias, el Cardenal se encontró con los ojos de pastillero fumado de Satanás. O sea, Thiago. Tumbado en la cama, con más tumores que un leproso de principios de siglo, con setas y hongos creciendo junto a larvas entre las sábanas repletas de excrementos, Thiago –o sea, Satanás- se levantó y se posó en el techo como un vulgar murciélago. Ángel –sin más miramientos- comenzó con el ritual del exorcismo. Colocó los candelabros con velas encendidas sobre el suelo, las poesías de Didac Valmon sobre la mesilla mojada de orín, el tricornio sobre el perchero junto al póster de Edilson Nascimiento mientras se sentaba en una silla recubierta con viscoso liquido baboso.

Thiago comenzó a sobrevolar el lugar escupiendo toda clase de insultos hacia el Cardenal. Lo más suave que le dijo fue algo así como: ¡Que te follen, cabrón!

Eso sí, mientras el Cardenal Ángel rezaba y rezaba en una letanía que se hacía por momentos soporífera, rociaba la estancia de agua bendita de Fátima con un recipiente de limpiacristales. Pasados tres cuartos de horas, Thiago –o sea, Satanás Belcebú- se posó cansado y aburrido sobre la cama harto de aguantar tanta monserga religiosa, católica y apostólica. Pero renació en cuanto Ángel le mostró la foto de la Virgen de Transilvania y de JuanDeDios. El infierno de Dante era una guardería de preescolar en comparación con lo que sucedió entonces. No se sabe si la influencia de la Virgen o la foto de JuanDeDios provocaron aquel estado en el cuerpo de Thiaguín.

De repente se transformó en un inmenso macho cabrío, para en segundos, transformarse en la efigie de una gárgola, pasando por la imagen de Leo Gamiani, Leticia Sabater, Fidel Castro, Massiel, Manuel Fraga, Mercedes Milá, un Buitre leonado, Cristina Ricci, un Elfo tuerto, Amy Winehouse, Alberto Núñez Feijóo, Madonna, David Beckham, una rata peluda y gigantesca, Emilio Pérez Touriño, Carlos Freire, La Pantoja de Puerto Rico, Michael Jackson y Miro Moreira. Todo ello con música de Metallica, Andrés Calamaro, Korn y Soraya.


Mañana, el segundo capítulo de esta apasionante historia...

46 comentarios:

Henmex dijo...

virgen santa, vade retro satanas(veaseme tapandome los ojos cuando veo la testura de gamiani transformada en la maravillosa pie fraga/mila)


hijo que entretenio...

Reikjavik dijo...

Me acabo de imaginar todas las transformaciones que sufre Thiago Belcebú al final mientras suena de fondo "Twisted Transistor" de Korn y me he descojonado jajajajaja. Aunque yo llego a transformarme en Mercedes Milá y no creo que viviera para contarlo.

Sublime el relato.

Besos.

JMEC dijo...

hola como estas,primero hagradecerte lo se slfer,que pillo escalera segundo que pasada de mente tienes,espero que sea tuyo,veo que le metes al coco y eso es bueno,mea dado apetito y mea dado como miedo a que fuera un fostergeis,ahuque a lo mejor es una bacanada y la espuma sea del champan,me gustas cuado escribes historias,es hay tode se te ve la inteligencia que tienes ,pero creo que tienes que estudiar mas,y dejar de chupar tanta camara,,,,ya sabes un fuerte abrazo.........

kuoremio07@gmail.com.ar dijo...

Que relato mas largo!!!!!!!!! y que poder de trasformación jjajjjjjjjjjjj!. Veremos la otra parte. Besos

Xanti dijo...

Dios que relato mas bueno xDDD
"Thiaguín vivía feliz cual amapola silvestre" esa frase me ha matado xDD
Besous!

jaimeX dijo...

thiaguin poseso jajaja, no me gusta mucho leer cuentos,sorry.
leere post anteriores

ana dijo...

impresionante!
yo flipo con esa imaginación desbordantemente procaz
me lo he imaginado todo y, vamos, si esto sale antes a la luz la niña del exorcista no hubiese sido un éxito mundial
lo mejor: el ataque a la nevera de la madre para ponerse morada de melocotones :D
un beso

Winnie0 dijo...

madre de Dios!! esta noche voy a tener pesadillas...¡ay qué miedo de Thiaguin! La verdad es que te han hecho un papel a tu medida..jaja. Besos y espero el desenlace....

anapedraza dijo...

JJAAAAAAJA, ¡es buenísimo! ¡surrealista!

MIGUEL

Menda dijo...

Mira que lo advertiste, pero.........................qué largo eh?

Un beso, esta tarde lo leo detenidamente.

Ragofer dijo...

La verdad es que sí sales mal parado en la historia...
El relato está muy chulo y no me parece tan largo.
Espero ansioso la próxima parte, a ver si al final te tienen que cortar las bolingas o algo...

BIRA dijo...

Sin palabras, Iago, me has dejado sin palabras. Genial el relato, geniales los toques de humor. Tienes una forma de escribir que engancha desde la primera hasta la última palabra. Espero impaciente la segunda parte y/o desenlace!

Merche Pallarés dijo...

Bueno, bueno ¿¿¿cuántos "trippies" se ha tomado JAHHY??? Menos mal que cualquier parecido con la realidad es pura ficción, y tu dices ¡que sales mal parado! pues yo... Espero que alguien me resarza con un cuento más amable. Pero me he reido, que es lo que importa. Besotes, M.

Angel dijo...

jajaajj! Esto es más largo que Los Episodios Nacionales de Galdós... jajajaj! tendré que imprimirlo y leerlo en casa tranquilamente... porque ahora es imposible, imposible! jajajaj!
Eso sí! Veo que a mí me ha tocado un papel estupendo! jajaja!!!
Y no va desencaminado... jajajaj!!!!
Ahora mismo lo imprimo!
Angel

Thiago dijo...

Buenos diassss a todos.... Que nadie se me subleve. Ya he dicho que es largo. Y el que avisa no es traidor. Y mañana mas.

Pero eso si, a los que vienen con prisa y hacen una lectura en diagonal les diré que ¡NO LO HE ESCRITO YO,! Pensaba que eso habia quedado claro, jajja! Pues parece que no. Lo ha Escrito JAHH del blog "Burbujas de Deseo".

Bezos

Angel dijo...

jajaaj! Pues no he pidido evitarlo y lo he leido de un tirón! jajajaj!!!
En fin! thiaguín... lo que mas he ha gustado es lo de tu enorme erección... jajajajaj!!! ¡Vamos! ¡quién no te echa a tí un exorcismo con semejante pollón! jajajaj!
Y claro! Mi papel es el mejor! jajajaj! Y me descojono con las necesidades que tenía el cardenal de conexión a internet! jajajaj!!!
A ver qué ocurre mañana... yo creo que lo ideal sería que el Cardenal se trincara a Satanás Thiaguín mientras Stultifer resucita y se enamora de Merche Pallarés! jajaja!
Me ha gustado mucho! Esperamos la segunda parte!
Este Jahh tiene más imaginación que Petete! jajaj!

Carlos Sousa dijo...

Que pasada! Ya veo que hay quien te supera en imaginación, no tiene desperdicio, los detalles son buenísimos.

La descripción que te hace, ¿es real? si es así el siguiente dibujo de "como te vieron" puede ser la leche.

A ver si mañana tengo tiempo de leer la segunda parte, promete.

Un saúdo.

Nyc dijo...

Esa imagen de un Thiago poseso follacerdos me perseguirá durante días!!!!

TitoCarlos dijo...

¡Jooooodeeeeeer!
Yo, que he soñado con Didac, DianNa, Merche, tú, entre otros en amable tertulia con unos roncitos y porretes, ahora voy a tener pesadillas con todos ellos.
Mira, me tienes enganchado a esta historia y quiero que continúes pero después, como dice Merche, arréglalo con una bonita y tierna historia aunque sea cursi.
Porfa,

Matritensis dijo...

Thiago, te falta hablar de ti en tercera persona ¡cómo tienes el ego de gordo! digo ego no otra cosa que te veo venir :P

Buen finde rey

cosechadel66 dijo...

Buen y surrealista regalo te han hecho, Thiago. Seguro que te habrás reido a gusto al leerlo, como ya, vamos. A ver que tal la continuación.

Thiago dijo...

jaja MATRITENSIS: yo creo que es al contrario, eh... El ego lo tengo como siempre, pero me doy cuenta que JAHH me está probando y que ha metido todas los tics de mi blog en clave de "A ver hasta donde traga el egocentrismo de Thiago" jaja A ver cuantos colocarian en su blog un post que los pone de BABOSO y SUBNORMAL, jaja Asi que devuelveme la palabra, jaaj Bezos. Ya no vas a publicar nada en el finde?

TITO, Te digo lo mismo que dije antes... la HISTORIA no es mia, si fuera mia ya me pondría yo como el PRINCIPE AZUL jajajaja. Asi tengo que aguantarme jaaj Bezos.

NYC NO me digas eso que quito el post. Espero que me recuerdes siempre como el skatter que se tapaba las bolas con el monopatin, ajaj Bezos.

CARLOS, tu no des ideas, además qeu tu tb. me prometiste un dibujo, espero que esto no te influya, jaja Bezo.s

ANGEL, Asi que te gusta tu papel? No si ya te veía yo de exorcista dandoe palos con aquellas imagenes religiosas de tu blog, claro mientras tu te quedabas con los chulazos,. que tu sirves al Diablo y a Dios, a Jahh y a Thiago, jajajajaaj. bEzos,.

MERCHE, Cari, ya sabía yo que no te lo tomarías a mal, Asi todo me sentí obligado a avisarte puesto que tu eras mi madre en el realto de Jahh, y ya ves como quedamos los dos, a la altura del betún, jaajaj Eres un sol. Bezos, cari.

Silvia dijo...

Vaya ida de cabeza más grande... jajaja...

Matritensis dijo...

jajaja, sí, sí THIAGO el humilde :P
Pues a ver si pongo algo este finde, no tengo tiempo y paso más tiempo fuera de Madrid que en Madrid, este finde toca ir de golfeo así que igual pongo algo.

Stanley Kowalski dijo...

Se nota la narrativa tan particular de Jahhy, y mucho mas con el ingrediente de los nombres de algunos bloggers en la historia, veremos como continúa.

BESOS

Chevy dijo...

Por fin!!!
Un retrato fiel del protagonista.

Tanta caricatura, carboncito y mamarrachada ya cansaban. Jajajaja.
Denota una fuerte educación eclesiastica. Tal vez un ex-seminarista?

Kisses

Luz de Gas dijo...

Y eso que yo no estaba si no te enteras

Didac Valmon dijo...

madre mía si pareces un vulgar poseso...qué cuento ajajjaa, me ha encantado aunque eso de las "poesías encuadernadas en piel d cabra de didac valmonm" más claro jajajaja, me tienes hecho un tuberculoso.

Stultifer dijo...

Mira lo que hace la cerda de tu hija...

...vio a Thiago desnudo, sangrando y dándole con una fuerza de bestia inhumana por detrás a Glotón, el cerdo mascota de la casa, flotando sobre la cama...

Creo que ante una visión así no hubiera esperado a sacar la cámara de fotos. Eso vale millones.

AntWaters Daza dijo...

Ohhhh, lo leeré luego, para enterarme de qué viaje hay entre la primera imagen y la final :O :O

Yo era para decir, que se me acumulan las cosas :), bueno, algunas :), que me llamo sAnti... más bien me llaman, ya te digo; que la portada no cuesta ná de cambiarla, y sólo la cambio con cada entrada; salvo esta vez, pero el diseño base era el mismo... para comunicar lo de los nichos y demás.

Ohhhh, nuestro Pueblerino Cool en la radio, qué ilu, Thiago!!!!

Besos posesos

Chevy dijo...

Como te pasas!!!
¿Sólo con mencionar que alguien me guiña el ojo ya me llamas egocéntrico? Yo que sólo me dedico a fomentar el tu tucentrismo. ¿me trastas así? ¿No te gustó lo de las "dedicadas"?

Por cierto, yo AUN te quiero.

Kisses

Thiago dijo...

Chevy me paso yo? anda, que tu no ers mas cabrón pq no practicas... jajajAsi que este es el retrato que se parece al real y ya estamos cansados de dibujitos? Pues es que yo encuentro mucho mas egocentricos los blogs que hablan de: me he ligado a uno, me he cortado el pelo, me ha comprado un pantalon... que mis chorradas, que quieres que te diga...! Bezos.

Chevy dijo...

Eh Eh. Chorradas nada. Que tu juegas con ventaja. No hace falta que hables de ti, que ya lo hacen los demás. No es crítica, es comentario.
Y si, me gusta ser cabrón.
Por cierto, esos pantalones que te comprastes, ¿eran "pitillo"? jajajaja

Siempre tuyo.
Kisses

Thiago dijo...

ANT? dios mio, he estado en tu blog, es impresionante lo que te los curras, otra cosa es entenderlo bien y montar equipo, jaja Ya veremos, Bezs, tocayo.

STULTI, Pa que veas, que luego digan que solo publico cosas a mayor gloria mia... jaja Bezos

DIDAC, Lo de intelectual tuberculoso te lo stas ganando a pulso tu solo jaajaj Bezos.

Maxito dijo...

¡Dios! Se nota que la pesona que escribio esto no tiene nada que hacer salvo rascarce las bolas... Jajajaja.

Saludos, un fuerte abrazo!

iker dijo...

Lo primero, que está genialmente escrito... Pero... es que no dea títere con cabeza, me alegro de no salir ni por asomo, porque vamos... es que un relato así te hunde xDD

Pero vamos, que mañana no me pierdo la segunda parte jajajaj

Besos,
iker

Mary Lovecraft dijo...

¡Pero qué inventiva por dios! O_O

lo que me he podido reír jajajjaaa!!!!

desde luego 'tu biografía' no tiene desperdicio ¿eh????

XD

esperaré impaciente a mañana =)

beso!

AntWaters Daza dijo...

Uoolitas, pues yo aún no he podido leerlo, pero he venido corriendo porque me has asustado; ¿qué trabajo el finde??? :O :O Yo el finde sólo pienso cultivar la nada absoluta sobre un pecho peludo; eso y si acaso correr un poco en el sofá :) :)

Besos de no me asustes y me alegra comparti nombre contigo :)

ME dijo...

joer k de palabrotas jajaja pero amos k esta superbien cari lo unico es ke tu eres el poseido y me da peniña umm bueno aver como acaba jajaja

pirulestas de Me jajajaja

besitos

plistarco dijo...

Joer, que poder de transformación jeeeeeeee q rebueno el texto besoooooo

CHOPINGO dijo...

tHIAGO....AGYA BENDITA GASIFICADA...GIN TONIC PARA EL CURA....Y PONLE EL COLLAR A CANCERBERO.

LOO GUARDO EN ARCHIVO DE kiki gimenez.

plistarco dijo...

Me ha gustado mucho tu blog. Respecto a tu comentario... uff, es que no es que esté enamorado, es que al chiki (lo llamo así para evitar nombrarle), es que lo tengo como si fuera mio, mi propio hijo, y es que sólo pensar en separarme se me hace el corazón un agujero... Dios, estoy que no lo doy... Besooooo

jahhy dijo...

Thiago, confiésalo: Tú eres el único responsable de este desaguisado. Yo, me lavo las manos y...cierro los ojos!!!

Te ha quedado genial.

Besos y muchas gracias. Eres un crack!!!

BRILLI-BRILLI dijo...

Madre mía y por la virgen del señor hermoso!!o algo así....Creo que lo voy a leer otra vez.Mi querido Thiago,aunque tengas un pequeño retraso ya sabes que te queremos,pero por tu pedazo erección!
Besossss

plistarco dijo...

Bueno, qué más quisiera yo que poder lelvármelo, pero sólo soy el capullo que le da clase particular y le quiere tanto. y es jodido. Si hasta él me dijo que se iba conmigo. Dios, que mal, me quedé cuando me lo dijo con cara de... no me digas eso que me pongo a llorar... y ya sabes, me supo tan bien, pero a la vez me jodió tantísimo... uffff agrégame al msn y charlamos directamente jeeee

BIRA dijo...

Conste en acta, cari, que no leo en diagonal (menos aún tu blog, y deberías saberlo). Lo que sí leí a prisa y corriendo fue el título y de ahí la confusión.

El relato es fantástico, y al contrario de lo que han dicho algunos, a mí hasta se me ha hecho corto!

Tan grande el colaborador como el "colaborado", y bonito palabro el que me he inventado, juas!