martes, 9 de diciembre de 2008

EL NIÑO JUDÍO


Siempre que llegan estas fiestas me acuerdo de aquel curioso niño, el niño judío. Aquel sombrío y enigmático crío, cuyo padre regentaba una vieja tienda donde todo el pueblo compraba los sombreritos, las serpentinas y los matasuegras con los cuales celebrábamos la llegada del año nuevo.

Era un niño raro. Un niño bajito y feúcho, vestido todo el año con una absurda chaqueta de paño negro y un gorrito en la cabeza que apenas le tapaba la nuca. Todos mis amigos se burlaban de él. Tenía unos ojos también negros y profundos, de esos que la pupila ocupa todo el iris, como si estuvieran permanentemente dilatados, y que suelen ir acompañados de unas enormes y rizadas pestañas igualmente negras. Ojos tristes y misteriosos dónde los haya, y que he vuelto a encontrar apenas otra vez en un ocasional amante. Aquel niño parecía delicado y enfermizo; y en el parque, donde yo jugaba al fútbol con mis amigos, él jugaba a las canicas sólo, bajo la atenta mirada de una aya vestida de inmaculado uniforme blanco. Su padre debía tener dinero, claro; para que aquel niño tuviera una aya, aunque para nuestra mentalidad de críos desocupados era imposible comprender que aquel absurdo comercio, al que apenas nos dirigíamos una vez al año a comprar nuestros petardos, pudiera permitirse aquel dispendio familiar. Misterio que en seguida despachábamos con la invariable frase de “¡Bah, son judíos!”.

A mi su presencia me tenía fascinado y, a veces, se me escapaban miradas escudriñadoras hacia el crío y su cuidadora. El parecía absorto en sus canicas, con una indiferencia que a mi se me antojaba orgullosa, y que me llegaba a producir un cierto malestar físico sin saber en que parte del cuerpo ubicarlo. Yo que era el líder de mis amigos, el delantero centro del equipo, el amigo que todos querían tener, no podía comprender como aquel renacuajo de aspecto grisáceo y apagado, no buscaba mi amistad y no mostraba el más mínimo interés en participar en aquellos pobres partidillos en los que marcábamos las porterías con nuestras mochilas y chambergos. Parecía completamente ajeno a nuestra competición, y ni siquiera nuestra exagerada algarabía al conseguir un gol y las burlas hacía el equipo contrario hacían mella en su indiferencia. A menudo la pelota se nos escapaba hacía el banco donde se encontraban ellos, y si nos la devolvía, era con tan poco interés que no hacía más que aumentar el mío.

Un día que bajaba yo patinando en cuatro ruedas de manera bastante temeraria cuesta abajo por la calle de la Tierra, mientras merendaba un corrosco de pan y unas onzas de chocolate, estuve a punto de perecer atropellado por un coche que saliendo de la calle Real se saltó un stop. Pero justo antes de que mis ruedas enloquecidas me llevaran bajo aquel vehículo, una mancha grisácea poco más grande que una rata, se interpuso entre el coche y yo, ofreciéndose como escudo ante la muerte que inevitablemente a mí me esperaba en aquella esquina. Aquel niño judío me acababa de salvar la vida de la manera más heroica posible, pues él mismo fue a estrellarse contra la puerta de aquel auto asesino. Yo le ayudé a levantarse y, todavía aturdido por todo lo ocurrido, apenas acerté a darle las gracias confusamente mientras abría mi mano temblorosa para ofrecerle aquel trozo de chocolate chupado y mordisqueado que él, con una lánguida sonrisa de agradecimiento, recogió y se llevó a la boca sin decirme nada.

A partir de entonces en el parque, aunque seguía sin acercarse a nosotros, dejó de jugar sólo con aquellas canicas de barro que le servían de entretenimiento y se pasaba la tarde contemplándonos mientras los demás jugábamos nuestro partido. Como si el hecho de salvarme la vida le diera una confianza y una camaradería que antes no sentía. A menudo, ahora, lo encontraba mirándome con aquellos ojos profundos que me parecían mucho más amorosos y menos enigmáticos, y si por casualidad la pelota escapada llegaba a sus pies, me la devolvía sin articular palabra, pero ya siempre con una amplia y luminosa sonrisa que lo hacía parecer hasta bello. Él sabía tácitamente que yo ya no permitiría que nadie le volviera a molestar ni se burlara de él, y ese íntimo convencimiento le hacía sentir más protegido e interesado en nuestros juegos. Pero solo él y yo sabíamos que, de los dos, él era el más fuerte y su fortaleza me había salvado la vida. Sin embargo, nunca más volvimos a intercambiar una palabra.

Cuándo empecé a ir al instituto, y nuestras partidas se trasladaron a los campos de fútbol de los distintos colegios de la liga infantil, dejamos de jugar en aquel parque y no volví a ver a mi extraño salvador. Pero eso no quita para que, aún hoy, todos los treinta y uno de diciembre, a la hora de tomar las doce uvas, tenga un agradecido recuerdo para aquel niño que me salvó la vida; para aquel niño judío.

57 comentarios:

DGM dijo...

Bua, parece un relato de pelicula...

Yo no tuve un niño judio, pero si me has echo recordar como a veces muchos de mis compañeros levantaban en mi una grande curiosidad por como se comportaban, manteniendose al margen de los demas...

En uno de ellos, descubri una gran persona que solo yo veia (y no hablo de amor, sino de admiración)

Me encanto este post...Un beso

CANALLA dijo...

chambergo no fue una de las palabras q murió en los bombardeos de Sarajevo?

molaa

CANALLA dijo...

muerte inevitable?jajjjajaja q pelikulero, abria qaberte visto gritando como una loka!!!! jajajajaaj

le dist chocolate mordiskeado? tu siq sabes como tratar a un judio...q bonita historia. yo es q he estado tantas veces a punto d emorir q si empiez a da rgraias no paro:P


molaaaaa

alvaro Locx dijo...

Hola

Conmovedora historia y si bien tiene cierto tinte dramatico, parece ser una constante de estos díaz y pa drama de verdad el que vivió el que nació el 24 de Diciembre de alguna manera estos judíos (Jesús & Co.) tan raros terminan siempre sacrificandose por los demas.

Juan de Dios Dávila dijo...

Sea realidad o ficción lo que narras, es interesante.

Todos sabemos que el pueblo judío se aparta de los que no pertenecen a su raza.
La colonia israelita, aquí en Monterrey, tiene una sinagoga súper blindada.
Quizá teman un ataque de Osama bin Laden.

Mas pienso que no debemos caer en maniqueísmos: todas las naciones del mundo tenemos hombres buenos y malos.

Así como en todas las familias hay, al menos, un tío borrachín, una prima que es madre soltera o el infaltable gay.

Besos filosóficos.

Merche Pallarés dijo...

¡Preciosa historia! y el crio de la foto es guapísimo. Ahora lo veo extraño que en Galicia hubiera un niño judio con su gorrito (tiene un nombre pero no me acuerdo en este momento) ya que en España jamás he visto a nadie de esa guisa. Curioso. Y si la historia no es verdadera está muy "bien trovata". Besotes queridiño, M.

anapedraza dijo...

¡Hola majo!

A mi me ha gustado mucho la historia, además el sentimiento que expresas entre líneas es muy bonito.

Un abrazo.

MIGUEL

Didac Valmon dijo...

Mew ha gistado, a pesar de ser un poco fantástico, me ha gustado. Tú tienes futuro!!!

Matritensis dijo...

Es cierto que los judíos son bastante mirados y no se juntan alegremente con nadie, pero no es extraño llevan miles de años perseguidos y eso marca.
Dentro de un par de semanas, si quieres, quedamos a celebrar la Janucá yo ya te veo cantando eso de eretz Israeeel eretz Israeeeel :P
Shalom javer

J. dijo...

has salido del tópico "y desde entones somos amigos" uniéndote a la vertiente, "ahora por lo menos entiendo un poco la profundidad de sus ojos"

:-)

la pena que no haya una segunda parte, en la que te lo encuentras en la facultad, haciendo un trabajo o yo que se..

^^

Thiago dijo...

DGM: Tu lo has pillado, cari... verdad que siempre hay un niño así? que observa como juegan otros en la lejanía? Bezos.

CANALLA: anda que tu te la agarras con papel de fmar, eh... Pues en Galicia chambergo se dice mucho, eh, y tu deberías saberlo que estuvist por alli. Pero ya te buscaré yo a ti palabras raras en tus post, que tu ers un intelectual que cita a otros intelectuales, nada menos, jajaj Y tantas veces a punto de morir? No será para tanto, no? no sé quien es mas peliculero, jaaja Bezos.

ALVARO: Gracias, cari... tiene cierto dramatismo, pero tb. esperanza y madurez, yo creo, jaja Bezos.

JUAN DE DIOS: En España no se nota la diferencia entre unos y otros, el culto es libre, pero si que el niño era un poco raro, sabes? de los que se mantienen al margen.

MERCHE, jaja, claro, lo de gorrito es una licencia literaria, jaja Es para destacar mas la "rareza" pero claro, yo tampoco vi a nadie con ese gorrito por la calle nunca, jaaj

MIGUEL, ANA, Gracias, yo desde luego he querido poner sentimiento, otra cosa es conseguirlo, jaja Bezos.

DIDAC, Tiene parte fantástica y parte no, en Ferrol, había una tienda que se llamaba asi: "El niño judío" y de verdad que vendían los gorritos para finde ay los cotilones, y aun ahora a uno que se presentó a Alcalde hace poco mi madre le llamaba asi: "El hijo de El niño judio" jajaj. No se si llego a alcalde la verdad, jaajaj. Bezos.

MATRITENSIS: si, claro, no celebro las fiesas de mi religión que no creo en ella , a pesar de que es la verdadera, voy a celebrar las fiestas judias, eso que ya una vez conté que estoy circuncidado, jajaaj Bezos.

Thiago dijo...

J. No, no creo que sea un post para una sgunda parte, no es una vivencia de ese tipo... Es más un recuerdo de un crio especial, que no se juntaba con los demás, creo que todos lo podemos tener. Luego cada uno siguió su camino....El hecho que yo uno es mi recuerdo de aquel crio solitario y el absurdo nombre de la tienda que en Ferrol vendía los adornos y los cotillones de fin de año que se llamaba asi: "El niño judio" de verdad. Bezos.

Matritensis dijo...

Si estás circuncidado ya es un paso, además, según un último estudio genético los españoles tenemos un 20% de judíos, así que algo hay.
¿Entonces no vienes? vaya, seguro que para ahorrarte mi regalo de Janucá, yo que pensaba prestarte mi kipá...

Thiago dijo...

Matritensis, pero que te pasa en la boca? jaja a mi lo de janupá me suena fatás, cari. Eu son galego, non entendeo o judio nin o sefardí, jaajaj. Mejor regalame un libro o un CD como todo el mundo, o mejor, una corbata, jaajaj Bezos.

Matritensis dijo...

Nooo! pero si el del regalo eres tú a mí ¿que no me lo merezco o qué?

Arwen Anne dijo...

me ha gustado mucho, tiene una parte triste, pero está llena de la inocencia de los niños, esa inocencia que cuando crecemos perdemos, la verdad es que me ha gustado mucho y sabes que? yo tambien a veces me siento como ese niño, curiosa ante todo lo que los demas hacen, pero sin acercarme.

gracias por compartirlo

Carlos Sousa dijo...

Como se nota que llegan las Navidades, cuanto sentimentalismo. Lo normal el 31 antes de las uvas es echar a volar la imaginación, tanto pides deseos para el nuevo año, agradeces lo que tienes o te acuerdas de gente que ya no está o que sí.

Por el resto, bonita historia, y si no llega a ser por ese niño, nos hubiéramos perdido tus post. Cuando lo veas dale las gracias de parte de (creo) todos tus lectores.

Un saúdo

Cemanaca dijo...

Bonito relato...
Eres genial...
Iual me haces reir, que me sorprendes, que me enseñas o que me enterneces.

Saludos conversos.

Angel dijo...

Bonita historia, Thiago!
Me ha encantado leerte!
Es un panel precioso!... Una historia lindísima.
Besos, Thiaguín, Mentor Meus!

Thiago dijo...

Gracias Cemanaca, no siempre se puede, pero me gusta variar, claro... Blogs que protestan de cosas hay mcuhos, jaja. Tu tienes mucho mérito que te dedicas a la poesía, con lo dificil que es, jaja Bezos.

CARLOS, Gracias, es una historia con ecos de mi Galicia natal, jaja por eso te es mas cercana. Bezos.

ARWEN, gracias a ti tb. (esto parece un ejercicio de agradecimiento pero bueno) y me encnata que lo digas tu, con lo que te gusta leer y escribir, cari.... Bezos.

Thiago dijo...

Eh, olasssssssssss ANGEL MIO, jaaj bueno, es una historia asi de esas que cuentas tu, de recuerdos de infancia no tan lejana, jajaa Que no te he contestado a los versos del otro dia, cari, pero no todos los dias la inspiración viene rimada, jajaja Bezos.

Mario dijo...

Que giro ha tomado el post de hoy con respecto a otros. Me encantó la historia y sobre todo, la forma de contarla.
Ya te lo he dicho más veces, tú tienes arte como poeta y también con el resto de géneros.

Besos varios.

Thiago dijo...

jaaj Si MARIO, cari... valgo pa todo, igual pa un roto que pa un descosido, pero no destaco en nada, como tu que por lo menos SI que eres un buen POETA jajaj. Yo mucho tocar todas las teclas pero na, jajaaj bezos

Angel dijo...

Bueno... yo espero tus rimas. No tengo prisa, mi Thiaguín! jajajj!!
Perdona mis ausencias. Últimamente no tengo tiempo ni ordenador a mano!
Besos, Mentor Meus!

diablesa dijo...

HOLA GUAPO, PUES QUE EDAD CREES QUE TENGO? JAJAJAJA LA VERDAD QUE SOLO TENGO LOS AÑOS EN EL DNI, PORQUE ME SIENTO JOVEN POR DENTRO Y POR FUERA JAJAJA, COMO YO DIGO LA EDAD NO IMPORTA SINO EL ESPÍRITU JOVEN.....
TE CUENTO, JM TIENE PROBLEMAS CON SU ORDENADOR Y NO SABE COMO RESOLVER, EL SIGUE ESCRIBIENDO Y VISITANDO TODOS LOS BLOGS, PERO NO LE DEJA LA OPCIÓN DE HACER COMENTARIOS, SI TU SABES COMO AYUDARLE VE POR SU BLOG Y DISELO, ADEMAS LE DIMOS LA IDEA QUE DEJARA COMENTARIOS COMO SI FUERA UN TEMA SUYO Y ASÍ LO HIZO, ESTA FASTIDIADO PERO NO SE HA IDO, SIGUE A PIE DE CAÑON.... YO VOY A SUS COMENTARIOS ANTIGUOS EN MI BLOG Y ENTRO DIRECTA AL SUYO, SI NO LO TIENES ME LO DICES Y TE LO PASO.... BUENO ME VOY DE COMIDA DE COLEGAS, Y DE NOCHE CURRO, LLEVO UN DÍA MOVIDO JAJAJA, ADEMAS HACE UN FRÍO QUE PELA, MUCHOS BESIÑOS Y FELIZ SEMANA

BESAMETONTO dijo...

Te aseguro que lo que hay colgado en el Strong es de todo menos poesía jajaj, que lo he visto a la luz del día y puedes encontrar mierda del año que quieras jajaja. Un besoteee. Me encantó tu blog, que lo estuve viendo ayer !

Laura dijo...

Me ha gustado mucho la historia, es muy tierna.
Besos.

BRILLI-BRILLI dijo...

Bonita vivencia,con historias así tenemos que aprender que muchas veces hace más por nosotros quién menos nos lo esperamos,que no sólo se quede en un buen recuerdo...
Besoss

Eria.. dijo...

Thiagito si eso te guiera pasado a ti seguro que el niño habria terminado hablando jajajaj le hubieras obligado vaya jajajaj. No es necesario que sea navidad ni que sea un niño judio.. en nuestros colegios hay niños que siempre estan solos.
Besitos varios.

- YOGUR - dijo...

Te mereces un sonoro aplauso por tan buen relato. Me ha parecido fantástico :)

Stultifer dijo...

¿Tienes corazón?

CutreBryny dijo...

Si es que escribes requetebien....

Thiago dijo...

STULTI: ¿Te parece qué no? Bezos.

YOGUR: Muxas asias, cari... te perdono por haberme llamado SAGAZ el otro dia,jajaja. Bezos.

ERIA: Cari, gracias, sin embargo la base si que es cierta, ehhh, jaajaj Bzos.

BRILLI, es una historia que nos podia pasar a todos, todos pudimos sufrir de exclusion de niños, por gordito, por gay, etec... lo que pasa es que yo la cuento desde el otro punto de vista. La verdad es que yo me enamoré del primer niño que me robó el triciclo y asumí mi gaycidad con normalidad, ajaj Bezos.

LAURA: Un cuento de navidad? jaja Bezos.

BESAMETONTO: YO fui a tu blog por la recomendación de CUTRE DIVAS, esepero que sea el comienzo de una gran amistad bloguera. Tu blog me ha parecido muy sincero y valiente, cari. Bezos.

DIABLESA; Nuse, yo te hacía una pequeñaja, jaja será por el nick, tp me fijé si ponias la edad, y al comentar asi a JMEC con tanto salero, jaaj Bzos.

ANGEL, no te preocupes, te echo de menos, pero solo un poco, jaja Bezos.

Thiago dijo...

Asias Cutrebryny , tu que me miras con buenos ojos, con esos ojos divinos, jaja. Bezos.

sonia dijo...

Me ha encantado la historia. Aunque a veces falte por aqui, por algun post, este blog, nunca me faltara en mi lista.
Un besito.

Thiago dijo...

Y yo, SONIA, siempre echaré de menos tus comentarios, que como decía nuestro querido PETER HOOK, son breves pero certeros, directos al asunto..., jaja. Bezos.

senses or nonsenses dijo...

y el niño gay, y el gordito, y el cuatrojos... un testigo de jehová solía ser la burla de mi clase. siempre hay una buena razón para marginar a un niño diferente.
a mí ya sólo me gustan los niños raros.

abrazos.
otro niño raro.

Thiago dijo...

SENSE OR NONSENSES, No te preocupes solo somos raros a los ojos de los demás, pero somos nosotros los raros o lo son lo demás? Todos somos raritos, hasta que de repente algo nos ilumina... Bezos

eGeo dijo...

Hola thiago!! Te comento desde el bus con mi móvil (qué 'modelno' soy, jejee!!). Me ha encantado el relato, ha sido entrañable, aunque un poco surrealista la forma de hacerse amigo del judío que ha tenido el prota (me acuerdo de ana y los siete, que en un capítulo salía un hombre salvando a una niña pequeña de un coche, y al final el hombre moría, no por el guión, sino porque tenía malos rollos con la Obregón :) ).
Besosss!!

Thiago dijo...

EGEO, Cari, eres mi geek favorito, jaja La Obregón no mata a mas gente pq no practica, jajaja A mi es que me deja muerto solo verla... jaja Bezos

eGeo dijo...

Por cierto, deberías de poner al lado de cada post si es ficción o algo real que te ha pasado a ti :) besosssss!!!!

eGeo dijo...

Jajaaa, si!! Y eso que todavía por esa época no existían los miami, que si no se hubiese enterado el actor!! Besosss!!

Thiago dijo...

Jajaa, No cari, hay que dejar algo a la imaginación del lector, jaajj Mi blog es una mezcla de todo, un potaje mamarraxo, asi que se puede imaginar lo que quiera, pero te digo que mucho, mucho, y mas en este post es real, jaja A ver, asi tanto como peligro de muerto no, pero claro, en literatura siempre se exagera un poco, jajja Bezos.

Ricardo Muñoz José dijo...

Los pasajes de la niñez siempre están empapados de recuerdos, que a veces afloran y mueren como un eco, y otras, como en este caso, regresan para hacer justicia escarbando en la memoria. En el hueco de un puño cabe la eternidad de un instante, sólo cuando los dedos se unen y te obligan a echar la mirada atrás.
El niño judío, más que judío era un niño, y a través de su arrojado acto adquirió el cariño, que en cierto modo, los demás niños le negaban, o la rigidez de la aya impedía. Saberse defendido significaba estar aceptado, y la aceptación es quizás el laberinto que todos tenemos que recorrer a fin de sentirnos en nuestro espacio; en nuestro tiempo.
La historia tiene unos giros literarios muy agradables, que nos hacen vislumbrar que estás buscando la ola que te arrime al faro perenne; el faro que ilumina el camino de las letras.

Mi aplauso se queda contigo, Thiago.

Salud y suerte para el 2009.
Ricardo - Linde5

Akira dijo...

Y cuantas veces desconocidos nos salvan de morir.

Saludos Marido mio.

Lúa dijo...

una gran lección de valor y respeto por la vida; siempre el ser diferente es sinónimo de rechazo, qué gran lección te dió.
Ojalá volvieses a verlo aunque fuese fugazmente; bicos vida.

david guzmán sanjurjo dijo...

joder Thiago, es perfecta la narración, el cuento, el anécdota o lo que sea que es, que espero que en realidad te haya sucedido. Es un cuento breve hermosísimo la verdad. Felicidades.
Y bueno, sabes que tú y sólo tú. Yo tampoco me pongo celoso, por nungún lado, de que Arturo te haya aceptado en su pandilla, que para eso sí que sirven, para pandilleros (juntos) jajajaj pero bueno. No importa cuántos corazones vaya dando por la vida, es lo mismo que haces tú, sólo que tú tienes el valor de reclamar lo que es tuyo. Yo no, aunque sepa que lo es. jajaj besos.

Toni Hilton dijo...

De donde se sacan 48 comentarios? Y tu tan tranquilo viendo el futbol...

Thiago dijo...

Es que TONI, cari... ya estoy acostumbrado, jajajaa Ah! y con este son 50, jajaaj Bezos.

DAVID GUZMAN, te he echado de menos, no creas. Bueno, no seremos nada, que tu amas a Stulti, pero estoy seguro que serías un buen ex- en cualquier caso, jajaja Bezos.

LÚA, cari, menos líada ya? Que te conste que no he vuelto a poner el concurso para que tu puedas particiar, jaja Bezos.

AKIRA, y cuantas veces un blogoamigo, nos anima a escribir de nuevo un post? Espero ir a tu blog y encontrarlo jajaja Bezos.

RICARDO, amigo, que lo digas tu tiene mucho mérito pues tu eres un escritor como la compa de un pino. Tengo pendiente una visita a tu blog y algun comentario, claro, Bezos.

Menda dijo...

Me ha encantado, chiquitajo.
Real o inventado?

Thiago dijo...

Menda: Realmente inventado o un invento real, qué más da? Como dice Stultifer, nada de lo que se escribe es cierto... y sin embargo nada es mentira. Bezos.

Agua dijo...

Algunas veces hay alguien que no olvidamos jamás, pero con el que habremos cruzado menos de media docena de palabras.
En tu caso es aún más singular
Hermosamente relatado
Bss
Agua

Adolescente18 dijo...

Ohhhhhhhhhh este tipo de historias vienen super bien cuando va llegando la Navidad xd ¿Qué habría sido de aquel niño judío?

Besitossssssssss

hm dijo...

Unos de los mejores amigos de mi familia son una familia judía; en Navidades, se acercan después de la cena para celebrarla con nosotros y en su pascua, somos nosotros los que vamos después de cenar.

Pero es cierto que entre los judíos hay dos secotres muy separados... unos muy encerrados en sí mismos y otros bastante más abiertos...en cualquier caso son muy corporativos.

Thiago dijo...

Bueno, gracias a todos por leer este post que es de "los largos" jajaaj Hay más gente que me gustaría que lo leyera, pero bueno, como mis post duran tan poco... muchos se lo pierden, claro que yo me creo que he escrito la polla y no es para tanto,k jajaj

Bezos

Milo Gasa dijo...

Creo que nunca se encuentra la fortaleza suficiente para no sufrir el rechazo de los demás, aún cuando este sea injustificado. Sin lugar a dudas yo fui el niño judío... con la diferencia de que la barrera se creaba porque era maricón. Excelente relato.

Abrazote.

BIRA dijo...

Este es uno de esos relatos tuyos que me gustaría que no tuviera fin. Y es que voy leyendo y no quiero parar. No sé si es una historia real o inventada, no sé si el niño judío existió ni si compartiste con él las onzas de chocolate, pero esta historia me ha envuelto en una ternura capaz, como decía el anuncio, de mover el mundo!

Gracias, Iago.