lunes, 30 de abril de 2007

BANCO DE BESOS

Todos estamos en la blogosfera para forrarnos. Unos para ganar fama literaria y otros dinero. Yo, como ya he descartado lo primero, quiero forrarme. Lo digo como lo siento.

Por eso se me ha ocurrido montar un Banco. Más concretamente un banco de besos. Con todos sus servicios, besos fijos, besos variables, besos en cuenta corriente y besos a plazo fijo.

Te puede parecer una tontería, pero no lo es. Igual tú tienes hoy a quien dar esos besos que te sobran o tienes una pareja besucona; pero nadie te dice ni te asegura que no puedas necesitar esos besos sobrantes el día de mañana. ¡Piénsalo bien! Y asegura tu futuro, por una módica cantidad de besos hoy, puedes recibir montones el día de mañana y casi sin costo adicional. Se pueden depositar besos suaves en las mejillas, besos húmedos con lengua, besos ne… (no, esos no, esos te los guardas tú donde te quepan).

Todos los meses puedes ir depositando la cantidad de besos que tú estimes oportuna, eso dependerá de tu capacidad besucona. Hoy dejas uno que no has dado, mañana puedes dejar mil; ellos solos van creciendo. Porqué ese capital besístico se irá engrosando con el interés. Interés, por supuesto abonable también en besos, que marcará mensualmente el Índice de Besos al Consumo, que yo mismo fijaré, claro.

Ese capital entonces basado en tus propios besos, se quedará en mi banco tan ricamente, esperando el momento en que tu lo necesites; también puedes ofrecérselos a otra persona. Para ello este banco, dispondrá un eficaz sistema de envío de besos; y un ágil reparto, bien personalmente o bien a distancia, sin apenas recargo.

Pero si optas por la modalidad de plazo fijo, los podrá recibir todos juntos en el momento que tú decidas. Puede ser el momento de tu boda, el momento en que se rompa tu matrimonio o en el momento de tu jubilación. Tus besos descansan bien guardados en la caja fuerte de mi banco hasta que tú decidas recuperarlos. También podrás hipotecar tus besos o ponerlos como depósito y garantía de la construcción de tu felicidad conyugal. Siempre podrás echar manos de ellos cuando los necesites.

Y nuestro producto estrella: préstamo de besos. Supón que no tienes ganas de dar un beso en este momento, que te has quedado sin besos o simplemente que te huele el aliento; puedes solicitar un anticipo o adelanto a cuenta sobre tus besos futuros. Nosotros te hacemos un préstamo. Y no se exige nómina ni acta notarial; simplemente mucho amor.

Importante decir que, como todo banco globalizado que se precie, una pequeña cantidad de ese fondo depositado de besos irá a parar a los más necesitados: gente que habita en el desamor, necesitados urgentes de cariño por tsunamis sentimentales, cosas así.

Así que ya sabes: ¡Deposita aquí tus besos en forma de comentarios! ¡Hazte con un capitalito en besos para el día de mañana! Habrá cinco besos gratis para el primer millón de besipositantes (para los demás un juego de sartenes).

YO TUVE TRES MARIDOS

Feliciano Teixeiro no lo sabía cuando se casó.

Él, un solterón guapo y elegante, no sabía que su mujer era viuda por tercera vez. Se casaron a las cuarenta y ocho horas de conocerse después de dos días de amor y pasión, sin preguntar nada, sin saber nada el uno del otro. Pero no importaba, había sido más feliz en esos dos días que en toda su vida anterior.

Solo después de la boda, cuando empezaron a contarse sus respectivos pasados, supo que su mujer había tenido tres maridos antes, que los tres habían muerto repentinamente y que todos ellos habían sufrido un inesperado y fulminante ataque al corazón. Entonces Feliciano Teixeiro comenzó a inquietarse.

Cuándo su mujer le contó que al primero lo enterró con un hábito de la Orden de San Francisco; que al segundo lo enterró con su uniforme de militar en la reserva; pero que al tercero, ya cansada, lo enterró envuelto en una simple y vieja remendada sábana blanca; a Feliciano Teixeiro no le cupo ninguna duda de que iba a morir ni de cuál sería la causa de su muerte; lo único que empezó a preocuparle es como iría vestido el día de su propio entierro.

sábado, 28 de abril de 2007

MANOLIÑO EL PORTUGUES

Un buen día mi padre decidió que tenía que hacer el bien. Dijo en casa que había que ser más solidarios y dar algo a la sociedad de lo que, por fortuna, nosotros recibíamos. Cuando yo le dije que podía empezar por aumentarme la paga de los domingos me contestó que había que ayudar a los más necesitados de verdad, que dejara de decir tonterías y nos pusiéramos manos a la obra.

Para hacer el bien se fijó en un pobre mendigo que pedía limosna a la puerta de la iglesia de Santa Lucía. Este pobre estaba siempre sentado en un carrito de aluminio de forma cuadrangular y se desplazaba con ayuda de las manos porque no podía mover las piernas. Era conocido como Manoliño el portugués y se sacaba un buen dinero de las limosnas que le daban todas las mujeres que iban a misa diaria.

Mi padre se interesó por su situación y cuando supo por el propio Manoliño que un médico de la ciudad se había ofrecido a operarlo con total garantía de que recuperaría el andar, pero que no contaba con el dinero para la operación, movilizó a todas sus amistades para que ayudaran a sufragar la costosa y, por otro lado, dolorosísima operación. Porque la operación consistía en romperle las dos piernas al pobre infeliz y volver a reconstruirlas para que pudiera caminar. Mi padre, incluso habló con el médico que había de hacer aquella operación y consiguió una sustantiva rebaja en el precio.

Manoliño el Portugués se mostraba muy ilusionado y no paraba de repetir: “¡Ay! si yo pudiera andar… ¿Se imagina don A. si yo pudiera andar? Besaba el suelo que pisaba mi padre agradecido de antemano por un futuro que intuía mejor.

Llegó el momento de la operación. Primero una pierna y luego la otra, porque los dolores de la misma y de la recuperación posterior fueron atroces, pero Manoliño los sobrellevó con todo el valor de que fue capaz, pensando solo en que volvería a caminar erguido como cualquier ser humano. Pasó dos largos meses en el hospital, donde mi padre que seguía en su particular campaña solidaria, lo visitaba regularmente. “Muchas gracias, don A. no sé cómo voy a pagarle esto que usted hace por mí. Se lo agradeceré toda la vida” le repetía a mi padre una y otra vez.

Pero el día que, ya recuperado, le dieron el alta en el hospital y se reintegró a su puesto petitorio en la puerta de la iglesia, Manoliño el Portugués comprobó con asombro que su desgracia era otra aún mayor. Las muy católicas señoras que le daban dinero anteriormente le gritaban ahora: “Anda, mangante, ¡ponte a trabajar!” o “¡Desgraciado, a descargar barcos te ponía yo!” y el pobre infeliz, apoyado aún en dos muletas no sacaba ni para comer, sin llegar a entender del todo su nueva situación.

Así, aquello que antes era agradecimiento hacia mi padre se volvió pronto en rencor y cada vez que lo veía paseando lo perseguía por toda la ciudad esgrimiendo sus muletas amenazantes al grito de “¡Venga!, ¡venga usted aquí, que yo si que le voy a arreglar las piernas!”.

Ni que decir tiene que a mi padre se le quitó de golpe todo su altruismo y, aunque no estoy totalmente seguro de que eso fuera la causa, a los dos años de aquellos hechos estábamos viviendo en Madrid, en su nuevo destino.


Moraleja: “Haz bien, pero mira bien que no quede peor"

viernes, 27 de abril de 2007

INMOVIL

Yo no lo entiendo. No lo puedo entender.

Si soy el primero, el que mejor lo hago, el que más aguanta. Cuando todos los otros llegan yo ya llevo aquí inmóvil un buen rato. Siempre soy el primero y sin embargo el que menos público y el que menos éxito tiene.

Cada día sobre las seis, van llegando todos. El hombre al que se lo lleva el viento, el vaquero dorado, el Quijote plateado, el indio con todas sus plumas, el astronauta, el hombre de barro, todos… Se suben a su pedestal, ponen delante su cacito para las monedas y su cartel y se quedan allí completamente quietos, tan inmóviles como estoy yo. Poco a poco la gente se va arremolinando a su alrededor. Unos los contemplan curiosos, otros sorprendidos, y algunos niños asustados, pero todos divertidos. Y son muchos los que dejan alguna moneda en el cacito. Ellos agradecen esas propinas realizando un pequeño gesto más o menos gracioso.

Sin embargo tengo que reconocer con envidia que yo no tengo su éxito; a mi no me mira nadie o casi nadie; si acaso algún despistado se para un momento delante de mi, mirándome sin demasiado interés, como si yo no existiera. Y desde luego jamás me dejan una moneda al lado de mi cartel. Es desesperante.

Así estamos tres o cuatro horas todas las tardes, mientras los turistas los fotografían, recaudando unas monedas que a mí se me niegan. Y no entiendo por qué, porque yo no soy el peor; bien al contrario; creo que soy el que permanece más tiempo inmóvil, más quieto, sin mover un solo músculo, como sin vida. Si, definitivamente soy el mejor, a pesar de lo cual paso casi desapercibido. Mi vida transcurre así en una inquietante quietud.

Pero lo que de verdad me tiene frustrado, es que al caer la tarde; cuando el público empieza a escasear, todos estos colegas de profesión recogen su cartel, su podio, sus ganancias, desentumecen los músculos y se largan por donde vinieron, mientras yo tengo que seguir aquí quieto, detrás de este cristal del escaparate de Zara con mi cartelito: Camisa 50 euros. Pantalón 120 euros, Zapatos….

MI INTELIGENCIA Y YO

Yo, que me he estudiado, me he dado cuenta que muy inteligente no debo ser, porqué ni yo mismo me entiendo y eso debe ser fatal. A mí me gustaría ser un intelectual, francamente, aunque tampoco he tenido mucho tiempo. Dadme tiempo y veréis. Y porque no sé donde se estudia para intelectual que si no….

Pero tengo un problema, y es que yo noto que no tengo criterio, que soy voluble, que giro para donde va el viento, que nunca sé a qué carta quedarme, que el saber me marea, y que todo el mundo me convence. Estoy leyendo a los presocráticos, esos tuberculosos.

La filosofía me supera, porque no se rige por verdades científicas que es lo que a mí me gusta. Una manzana siempre te va a caer encima por gravedad o por su propio peso, que ya lo dice la Ley de Newton y la manzana no tiene más remedio que obedecer, todo lo más que puede hacer es escoger donde cae
r, e incluso para eso sigue una ley, la de Murphy y te dará en donde más te duela. ¡Ah! pero la filosofía no. Aquellos filósofos griegos..., cada uno dice una cosa; y a mí, que como dije al principio no tengo criterio propio, me convencen todos.

Me parece que fue Tales el que dijo que todo era agua. Y yo en seguida pienso, pues tiene razón el tio. Sin agua apañados íbamos, del agua salió la vida y el cuerpo humano es casi todo agua. ¡Qué listo estas Tales, te sales!. Y yo hago unas gárgaras y echo un escupitajo y me quedo tan pancho.

Pero viene el otro y dice que nones. Que todo es aire. ¡Hombre, algo de razón no le falta; sin aire apañados íbamos. La atmósfera es lo que nos da la vida, luego ya nosotros nos encargamos de llenarla de gases y en el aire está todo condensado, el agua, la materia, etc., ¡mira que listo¡ Todo es aire. Tiene razón, resoplo y me quedo contento.

Cuándo ya estoy convencido y resoplando, leo que hay quíen dice que ni hablar, que ni lo caliente, ni lo frío, ni lo seco, ni lo húmedo, podrían ser la substancia primaria del universo. No podía ser el agua o la humedad, como había dicho Tales, porque la humedad no engendra fuego, más bien lo apaga. Entonces, el principio de las cosas tiene que ser una masa indiferenciada (ni caliente, ni fría, ni seca, ni húmeda) de enorme extensión en la que los elementos antagónicos estaban sólo de un modo latente o potencial. ¡Aquí sí que ya la cagamos¡ Bueno, es el polvo, la tierra. No le falta razón la chaval; polvo somos. Me convence.

Ya no digamos cuando el último me dice que todo es fuego, que todo nace de la lucha de los opuestos y que el fuego vive consumiendo y generando los opuestos. Yo digo, vale Heráclito, déjalo ya; tienes razón pero vete tú al centro de la tierra a demostrarlo: Pero otro que ya me ha convencido: el fuego, el calor del sol es lo que nos da la vida.

Pero bueno, digo yo ¿cómo podemos ser una cosa y la contraria? ¿Uno pude ser al mismo tiempo Uno y Su Señora? Así que al final como todos me convencen, sigo sin saber de qué estoy hecho pero tengo hambre. Cierro el libro de filosofía y me como la manzana.

PÉREZ

Estaba cansado de vivir entre inmundicias, en aquel mundo oscuro y súper poblado de seres tan tristes como él; seres oscuros y grises sin destino, sin futuro ni esperanzas. Entre basuras y escombros, aún rodeado de tantos iguales que él, se sentía nada; menos que nada, una rata.

Y lo peor era aquella mierda de profesión, repartiendo a domicilio por las noches; yendo y viniendo sin parar a hogares tan tenebrosos como el suyo; siempre con prisas y a escondidas, un trabajo asqueroso y agotador que lo tenía harto; y por unas pocas monedas. A ver si hoy tenía suerte y no tenía que salir a entregar; prefería quedarse allí en su sucia madriguera, lamiendo las heridas de su propia vida.

"Pero no, verás como esta noche también tendré que salir. A estos imbéciles niños humanos no les paran de caer esa mierda de dientes de leche que traen al nacer, defecto del fabricante…."

CANCIÓN INFANTIL EN YO SOSTENIDO (MOLTO FLIPABILE)


Yo fui Alicia en Wonderland,
Y en un barco pirata, Peter Pan,
Fui algún tiempo el feo patito,
Y durante un ratito, Pulgarcito.

Fui con las espinacas Popeye,
Y fui Hansel, el hermano de Gretel,
Fui uno de aquellos tres cerditos,
Y en la barriga del buey, fui Garbancito.

Fui el príncipe de Cenicienta,
Y fui el sastrecillo Valiente,
A veces fui el Pájaro Loco,
Pero de Caperucita siempre tuve poco.

Y fui Robín pero también Batman,
Y fui más Chita que Tarzán,
Pero tejí la tela de Spiderman,
Y fui en Metrópolis Superman.

En la batalla fui el Capitán Trueno,
De los vaqueros siempre fui el bueno,
Entre los indios fui Toro Sentado,
Y dentro de la pócima, Asterix el galo.

De Saint Exupéry fui el Principito,
Pero el rey de los chistes, Jaimito,
También fui algo Mafalda y un poco Tintín,
Y fui El Lindo Gatito pero también Piolín.

Y fui la Sombra y fui la Llama,
Y a ser Charlie Brown también jugaba,
Y ahora que me acuerdo fui otra cosa:
El Correcaminos y La pantera rosa.

Bambi fui y también Pinocho,
Y fui Micky más feliz que un ocho,
Y Dumbo, Mulán y Donald el pato,
Y uno de aquellos Aristogatos.

De Blancanieves fui un enano,
Y el Rey León aquel verano,
Que me fui con Heidi a recorrer mundo,
Y fui de la dama, el vagabundo.

Embarqué con Simbad el gran marino,
Y le robé aquella lámpara a Aladino,
Estuve con Alí Babá y sus ladrones,
Y detrás de Hamelín fui con sus ratones.

Y fui aquel Jinete Enmascarado,
El oso Yogüi y Picapiedra ¡descarado!
Estos fueron mis ídolos, aquí están,
Pero yo de mayor, quiero ser Shin Chan.

ESMERALDAS

Aquí donde me veis yo no he sido siempre un pobre estudiante delante de un ordenatriz, no. Yo en otra época he sido Traficante de Esmeraldas.

Durante un tiempo me dediqué a acaparar todas cuantas esmeraldas podía y encontraba; Tenía una obsesión, me pasaba el día buscando esmeraldas para mi colección; tantas llegué a acumular que algunas veces conseguí que bajara el precio de las esmeraldas en el mercado mundial de piedras preciosas, que parece una tontería pero no es moco de pavo.

Tengo mi cuarto lleno de recipientes de cristal repletos hasta los bordes de verdes esmeraldas; tengo tantas que no se como una banda internacional de ladrones no ha intentado robármelas todavía, y ya de paso la honra. Valen un pastón (las esmeraldas aclaro, no la honra).

Bueno, he de confesar que no son esmeraldas, pero ellas no lo saben. Son pequeños trozos de vidrio que el mar devuelve de los botellazos que le pegan los hombres, y que una vez pulidos por el continuo roce con los cantos rodados del fondo marino, son devueltos a la orilla por las olas en mis playas gallegas y que yo recogía de niño con esmero. Pero durante un tiempo alimentaron mi sueño infantil de regalarle a mi madre el mayor y más caro collar de esmeraldas del mundo.

MEME PSICOLÓGICO

Mi Psicóloga particular me traslada uno de esos MEMES (¿alguien ha averiguado de donde coño viene el nombre?) que consiste en explicar que haría si el día tuviera 48 horas. Bueno, veamos.

Si el día tuviera el doble de horas yo seguro que me haría el doble de pajas. Eso seguro, jajaja. En las primeras 24 horas sería activo y en las otras 24 pasivo. Incluso en la mitad de un día de 48 horas podía estar 24 en el armario y en la otra mitad por ahí de pendón Jajajaja ¡que bueno!

Luego desayunaría dos veces, comería el doble y cenaría por dos, ¡ah! incluyendo dos meriendas con nocilla, ¡yuju! Tendría el doble de tiempo para pintar y para pasear a las perras, que supongo que tendría cuatro ¡con lo que cagan!

Si el día fuera doble jugaría en dos equipos de fútbol y como en uno soy el delantero centro, en el otro sería el portero. Así pararía en uno los goles que me metiera en el otro. Sería el “pichichi” de los delanteros y el portero menos batido. Genial.

Tendría que ir a dos universidades y eso me jode un webo y estudiar dos carreras pero eso es fácil, lo hacen todos los que estudian ADE y les va bien a los muy jodidos. Y postearía en el blog el doble, y eso jodería el otro webo a los demás que me tendrían que aguantar, leer y comentar por partida doble.

Si el día fuera doble, amaría el doble a mi ex. O en una mitad del día sería mi ex y en la otra mi novio. Una situación un poco paranoica, pero no más que la que estamos viviendo ya. Que nos amamos el doble pero nos dejamos sencillamente.

Tendría dos motos, una para ir y otra para venir; pero me armaría la picha un lío sin saber si voy o vengo. Bueno, lo mismo que ahora, si lo pienso bien que no se muy bien a donde carajo voy. Dormiría el doble y eso está bien, pero sonaría el despertador dos veces ¡me cago en la puta!

Tendría el doble de amantes y amigos, pero como el amor es una unidad constante universal pues los amaría menos. Habría que repartirlo más; no se puede tener todo, o cantidad o calidad, se siente.

Tendría 2 padres y 2 madres así que tendría el doble de paga semanal, pero muchos más gastos, porque aunque ahorraría en el abono transporte viajando el doble por el mismo precio, ya se encargarían las autoridades de sacar un impuesto por exceso de vida a los jóvenes descarriados y canallas que se dedican a hacer dos botellones diarios.

Lo malo es que a la hora de morirme me moriría el doble y yo francamente no tengo ganas de morirme ni un poquito. Así que casi prefiero quedarme donde estoy con un día de 24 horas, que total sacando las 3 pajas diarias a mi me sobra tiempo para dar y tomar (y que nadie vea una implicación sexual en esta frase, jajaja).
Bezos, el doble de besos que los demás días que si el día tiene 48 horas ¡qué no nos falte de ná!

Y yo le traslado este MEME a Giovagris (a ver si vuelve) a Grampus (a ver si aparece) y a Las Ruvis (a ver si actualizan).

CUENTO

Se había acostumbrado a leer aquel blog antes que nada, era su primera actividad del día; así que nada más levantarse de la cama, sin sacarse el pijama ni lavarse los dientes, se conectaba a Internet para leer aquellos misteriosos cuentos que le tenían subyugado.

No sabía como se había enviciado tanto, como había llegado hasta ese punto, pero así estaba; bajo un completo síndrome de dependencia: comentaba cada post del autor al que ni siquiera conocía, se pasaba el día pensando en leer el post del día siguiente, masticando todos los escritos de los demás lectores y comparando mentalmente quien había estado más o menos acertado que él. Su obsesión por aquel blog era total, enfermiza.

Intentaba ser el primero en dejar alguna nota ingeniosa, participaba en todos los experimentos que G. proponía y hacía todo lo que se le sugería sin rechistar. Soñaba con ser especial para el escritor de aquellos relatos e imaginaba que su felicidad sería total el día que le dedicara una frase especialmente amable a él, su lector más fiel. No se cuestionaba ninguna de las ocurrencias del autor, solo obedecía.

Por eso aquel día se quedó helado cuando en el post diario pudo leer una sola y terrible palabra: “Muere”.

Ni por un momento dudó que fuera dirigida a él y que así ocurriría.

EL DIABLO... ¿COJUELO?

Iago estaba tirando balones al aro colocado en el jardín de su casa. Un diminuto pantalón de deportes apenas tapaba su esbelto cuerpo. Su torso desnudo, bien proporcionado y marcado aparecía lleno de pequeñas perlas de sudor que brillaban al sol. Su madre asomó por la ventana para recordarle:

- “Iago, ten cuidado no te vayas a enfriar, no tientes al diablo.

Pero el aviso llegó tarde, el diablo ya estaba allí:

– “Quero tu cuerpo, Iago, ¿a cuánto sale?”

Iago no se inmutó, siguió a lo suyo, tirando pelotazos al aro y con desgana le contestó al diablo.

– “Pero lo quieres entero o cuarto y mitad” Iago se creía simpático, pero solo soltaba frases hechas que el suponía llenas de ingenio. Desde luego lo mejor de Iago no era su inteligencia ni su gracia, por eso el diablo volvió a decirle.

– “Quiero tu cuerpo”.

- “De eso nada” – le contestó – “mi cuerpo es mío y me pertenece y no lo doy así como así por muy demonio que seas. Llévate otro, tienes los de mis compañeros de equipo o de la facultad o, mejor aún, llévate el del vicedecano, que está un poco achacoso y no le queda mucho y te costará menos.

El demonio insistía, no quería soltar su presa – “pero yo quiero el tuyo, Iago”. Así que Iago simuló ceder: “Que me ofreces a cambio, di”

- “Levitarás, podrás viajar y ver todo el mundo desde el aire” – dijo el diablo.

- “Pero eso es un rollo, no me apetece, viaja todo el mundo con eso de las compañías aéreas de bajo coste, todo el mundo en chándal con la cámara de video. No, no, no me interesa, viajar es un infierno; ¡cómo no tengas algo mejor...!”

- “Te ofrezco la gloria literaria” ofreció el diablo.

– “¿Y para qué la quiero? – contestó – “Ya la voy consiguiendo yo solito ¡tengo un blog! Bueno, no es gran cosa, pero poco a poco…. No, tu quieres mi cuerpo para lo mismo que lo quieren todos …”.

Entonces, con todas sus fuerzas, Iago le tiró un pelotazo al diablo que le acertó en todas sus partes. El pelotazo fue tan brutal que el diablo se echó las manos a su miembro y escapó, salió corriendo, aullando, cojeando, con el rabo entre las piernas.

Su madre volvió a aparecer – “Iago, hijo, vente a comer y abrígate que estás jugando con el diablo".

(Tentación escrita por Iago en el día de hoy.)

CAMBIO DE VIDA

Salió encantado del local. Había visto el anuncio “¡Cambia de vida!” y entró sin dudarlo ni un segundo: “Sin gastos”, “Sin comisiones”, “Sin ampliación de cuotas” prometía la propaganda – “esto es un chollo”, - pensó – “no tengo nada que perder”. Y así había sido, mucho más sencillo de lo que pensaba, sólo había tenido que estampar su firma. Nada.

Al fin y al cabo, según el médico, le quedaban tres meses de vida, así que cambiarla por la de un pequeño de cinco años no era mal negocio ¿no? Ahora tenía toda una nueva vida por delante.

Iba tan contento y feliz, saltando alegremente, que no le dio tiempo a ver el camión que se lo llevó por delante.

GASES

Parece que en Nueva Zelanda están preocupados por la emisión de gases a la atmósfera y el efecto invernadero. A pesar de ser un país escasamente poblado, cuatro millones de habitantes, emiten a la atmósfera tanto gas metano como España.

La cuestión es que ese gas lo emiten las vacas. Si, habéis oído bien, es producto de las ventosidades de una más que generosa cabaña vacuna. Ahora ya sabemos que cuando las vacas están moviendo el rabo no es para espantar moscas, es para diluir sus pedos. Parece que en Nueva Zelanda uno de cada cuatro habitantes es vaca (el original en "La antología del disparate" lo decía de Suiza, pero ese país tiene otro olor, el del dinero).

Y yo me pregunto ¿porqué no les dan a esas vacas peidonas Aerored? Si le dan masajes a otras vacas en Argentina para que un solomillo valga cien pavos, no creo que fuera muy caro el tratamiento. O incluso ¿porqué no aprovechan ese gas? Todo consiste en ponerles a las ordinarias vac
as unas bolsitas en las que depositen sus ventosidades y luego tratarlas en una planta de gasificación. O incluso, ¿porqué no? Si a la vacas las alimentamos de fabada y le ponemos unos intermitentes en los cuernos, podemos pasar de los automóviles y conducir vacas a reacción; bueno y con el cencerro de bocina. Y si todos los días paseas a las vacas por La Castellana seguro que obtendríamos “gas ciudad”.

Claro, yo estoy medianamente preocupado, porqué Nueva Zelanda está en nuestras antípodas; que no sé que es exactamente, pero creo que es más que cuñadas. Y si los gases tienen sus partículas por muy pequeñas que estas sean, y se dejan llevar por la Ley de la Gravedad, igual parte de esos gases aparecen en España, tras pasar por el núcleo central terrestre, claro.

Pobre atmósfera nuestra ¡Uf! Ya me olía yo algo.

NEIGHBOURS

Yo vivo en la parte más modesta de una urbanización de lujo; contamos entre los vecinos con algún futbolista de éxito, alguna nietísima, algún actor de Tv. y un cantante de O.T. recién casado.

Hace un año aproximadamente hubo un crimen en casa de los padres de un amigo, el chofer asesinó a la asistenta, que era su mujer, y luego se suicidó. Mi amigo me comentó con los cádaveres aún calientes: “¡Qué putada, tío! Nos hemos quedado sin servicio de golpe…” Esto da una idea del tipo de gente que habita por allí.

Esta semana toda mi urbanización estuvo revolucionada porque un viejecita encantadora que saludaba a todo el mundo, que compraba el pan y el periódico ella misma en el centro comercial y asistía todos los domingos a misa, fue detenida por la policía. Se trataba ni más ni menos que de Isabelita Martínez de Perón; una ex-corista que, por lo visto, fue esposa de Perón y presidenta de Argentina.

Parece que aquella amable ancianita gobernó Argentina durante dos años de total despropósito. Aficionada al esoterismo y la brujería, contó con un terrible Rasputín que organizó la Triple A, una organización de ultra derecha dentro del aparato represor del régimen. Hubo un montón de muertos y desaparecidos en aquellos terribles años. Aún hoy no han cicatrizado las heridas.

Bueno ¿a qué viene todo esto? A que me ha hecho pensar que nunca sabes a quien saludas, que nadie conoce a nadie, que una amable viejecita puede ser la más cruel de las asesinas y que no se qué pasaría si fuera un antiguo miembro de ETA el que se paseara entre la burguesía de mi urbanización. La derecha tiene una memoria muy selectiva a la hora de acumular el rencor.

OPERACIÓN

Juan tenía miedo a que su mujer descubriera que durante todos estos años le había estado sisando dinero. Cada mes iba guardando una pequeña cantidad del sueldo aun sabiendo que en su casa era necesario todo el dinero que pudiera entrar, una mujer y dos hijos pequeños producen muchos gastos y llegar a fin de mes era una verdadera proeza. Querría haberle comprado aquel chaquetón que imitaba piel que a ella le gustaba tanto o aquel reloj chapado en oro que miraba todos los días en el escaparate, pero nunca pudo reunir la cantidad necesaria, y por eso le remordía más la conciencia por aquellas pequeñas cantidades que escondía.

Su matrimonio iba bien, pero Juan notaba que su mujer siempre estaba un poco triste, como si le faltara algo. Aunque nunca se quejaba, ella con frecuencia le reñía por querer comprar cosas que no necesitaban y siempre le decía lo mismo: “Juan no nos lo podemos permitir”.

Pero Juan soñaba con tener dinero para aquello; era su deseo más íntimo Desde que había visto en la tele que ya era científicamente posible empezó a soñar y a guardar ese dinero tan cuidadosamente sustraído. Por ello, cuando tenía reunida la cantidad necesaria y no pudo aguantar más su secreto, le dijo a su mujer – “María, me voy a alargar el pene, tengo el dinero”, Juan no pudo dejar de sorprenderse de la respuesta de su mujer: “¡Ay ¡ Juan, en eso no me escatimes”.

EL COLOR DEL VIENTO

Aquella mañana iba al colegio todo contento a pesar de que al llegar al portal empezó a llover como siempre; a menudo pensaba que el clima gallego me odiaba a mi personalmente, porqué siempre empezaba a llover cuando yo salía a la calle; varios años después comprendí que en Galicia llovía a todas horas, saliera yo a la calle o no.

Pero esa mañana iba todo contento, ya digo; porque me sabía la lección. El día anterior Sor Evangelina nos había enseñado los colores, incluido el negro que es la ausencia de todo color, - repasaba yo – y nos había enseñado también los fenómenos meteorológicos. Yo los conocía todos menos, quizás, las centellas, que nunca supe muy bien que ídem eran. El caso es que me sabía todo, había estudiado a conciencia como correspondía a un Legionario de María distintivo azul del Colegio "Las Discípulas de Jesús”; me sentía contento y seguro.

Así que cuando Sor Evangelina se levantó de su asiento, y como un buitre con sus hábitos negros al viento, se acercó a mí batiendo palmas y lanzó su pregunta no me preocupé demasiado:

- ¿De qué color es el viento?, Iago – preguntó poniendo especial acento en la palabra color.

- "Bueno" – dije yo, lleno de razón - "Madre, el viento no tiene color" – y me quedé tan pancho, seguro de mi mismo; la pregunta era fácil y me la sabía….

- ¿De qué co lor es el vien-to?, Iago - volvió a preguntar la Madre Evangelina marcando las sílabas y continuando con sus agobiantes palmadas que acompañaban sus palabras cada vez más cerca de mi cabeza….

- "Madre…" - contesté yo, ya un poco más inseguro – "el viento no tiene color"

Cuando oí por tercera vez la misma pregunta, formulada con todavía más energía y marcando bien las sílabas y con palmadas más fuertes - "¿DE QUE CO LOR ES EL VIEN TO? - empecé a sudar copiosamente ya angustiado sin saber que responder. Todo mi conocimiento científico, el que podría tener un niño de pantalón corto de primaria, se tambaleaba, y en un momento de inspiración acerté a farfullar:

- "El viento…, el viento…, no sé, madre, el viento será verde" – dije, pensando que si Galicia es verde, el viento que por allí pasaba a la fuerza sería de ese color… En ese mismo instante sentí un tremendo coscorrón en mi nuca mientras que oía gritar a la Madre Evangelina en medio de las risas de mis compañeros de clase – "El viento no tiene color, Iago" - , aseguró mientras yo pensaba que la lección había sido dura pero había valido la pena; y que a partir de aquel día debería mantenerme firme en mis creencias y que, en lo sucesivo, no debería fiarme ni de mi Santa Madre Iglesia.

CONFIRMACIÓN

A los quince años y a pesar de que estaba ya estudiando en el Instituto nos comunicaron que todos aquellos que quisieran podrían hacer la Confirmación en un acto multitudinario en la Catedral y que nos confirmaría en los dones del bautismo el mismísimo Obispo.

Nos dijeron igualmente que el Obispo era una persona muy agradable, que se sentía especialmente unido a los jóvenes y que, además, era el día de su cumpleaños. Don Antonio, el cura de Religión, nos dijo que sería muy bonito por nuestra parte hacerle al Obispo en ese día tan especial para todos un regalo, y que dejaba a nuestro parecer qué regalo ofrecerle.

Bueno, estuvimos pensando en nuestra clase que tipo de regalo sería el apropiado para un Obispo de cumpleaños, y después de descartar la típica corbata o el CD de Julio Iglesias, decidimos que le haríamos una canción. Pensamos que en la monumentalidad de la Catedral con todos los alumnos de los demás colegios de Coruña, el que nuestra pequeña clase le regalara al Obispo una canción sería algo muy sonado y sin duda a recordar.

David que tenía conocimientos de piano se encargó de la música y yo mismo puesto que escribía bien, me iba a encargar de la letra. Así que nos pusimos a ello. Yo enseguida la tuve, no era más que una estrofa con tres frases, pero ¡qué tres frases! directas, breves, sencillas pero contundentes. Bueno, ponerle música fue tarea sencilla.

Y llegó el día y la hora de la ceremonia. El que un Obispo oficie el sacramento de la Confirmación no se produce todos los años, así que la catedral estaba abarrotada de alumnos, familiares y hasta autoridades locales; todos con sus mejores galas. La ceremonia iba transcurriendo con normalidad cuando vimos que D. Antonio subía al estrado y anunciaba que un grupo de jóvenes cantores del Instituto iban a ofrecer al Obispo una canción como regalo de cumpleaños y comprendimos que nos tocaba actuar.

Entonces bajo un silencio impresionante y sobrecogedor, empezamos a cantar cuarenta alumnos a una sola voz la canción que salida de mi pluma, habíamos estado tanto tiempo ensayando:


"El señor Obispo es un ladrón,
el señor Obispo es un ladrón,
que nos ha robado el corazón"


Solo cuando vimos las caras de sorpresa y furia de todos los adultos allí presentes y oímos las carcajadas y chirigotas de los demás alumnos y el alboroto general que se formó después mientras Don Antonio agitaba los brazos como un poseso, fuimos conscientes de lo ambigua de la letra que tan alegremente se me había ocurrido.

Ni que decir tiene, que ese año me suspendieron en Religión.

FAMOSOS

Mi madre padece de mitomanía-difusa, me explico. Le encanta reconocer a los famosos y saludarlos, va por ahí con una especie de antena puesta para ver a quién descubre. Ella dice que a los famosos le encanta que los reconozcas y los saludes y no se corta un pelo, lo malo es que nunca acierta.

Porque mi madre no solo tiene mala memoria para los nombres que es lo normal, también los tiene para las caras y eso ya resulta fatal para su mitomanía; así que no acierta una. Es capaz de decirle a Penélope que le gustó mucho su último ballet, a Gala que muy bonita su última colección en la Pasarela Cibeles y a Beckham que a ver cuándo se corta la coleta. Un día reconoció por la calle a Anabel Alonso y le soltó sin pensarlo mucho: “Guapa, me ha gustado mucho el último libro de Manolito Gafotas” a lo que la actriz le contesto bastante amablemente que “la que tiene que ponerse gafas es usted, señora ¡cojones!”

Ver una película con ella en la televisión es un sufrimiento. No porque te cuente el argumento o te desvele quien es el asesino que también, sino porque se pasa toda la peli intentando reconocer a los actores, tarea por otro lado imposible. Así que una sesión de cine con ella es más o menos como sigue:

- “¡Ah! mira quién es esa… ¿Cómo se llama?”

- “No sé, mamá” – digo yo con paciencia, ya resignado.

- “Si Iago, hombre, es esa que trabajó en aquella película…. Que se casó con ese otro… ,¡Ay! ¿cómo se llama….?

- “Puff, no me acuerdo, mamá”

-“Pero Iago, hijo…” - sigue - “Claro que está muy vieja y se ha puesto dentadura postiza” He de aclarar que para mi madre todos los famosos se han puesto dentadura postiza.

- “¿Pero cómo se llama…? Trabaja muy bien…” Esto lo dice como si fuera la clave para su reconocimiento. Entonces aparece otro personaje y vuelta a empezar:

- “Mira quién es él….¿Cómo se llama éste? Siempre hace los mismos papeles, hombre… Se ha puesto la dentadura postiza” Yo, ya desesperado le contesto que es igual, que vamos a atender a la película y que luego leemos los títulos de crédito, pero eso nunca parece satisfacerla…..

- “Cómo se llama, hombre… “ –insiste sorda a mi sugerencia – “trabajó con aquel director que hizo aquella película….”

- “¿Qué película, mamá?” –pregunto ya cansino, más que nada por seguir el juego porque la película ya la doy por perdida.

- “Si hombre, aquella que cantaban aquella canción… ¿cómo era?.... ¡Ay! Desde luego no te acuerdas nunca de nada". Y así hasta que agotado desisto y me voy a la cama.

Una vez al salir del cine se saludó a si misma al ver su imagen reflejada en un espejo y me comentó: “¡Quién será esa, que cara tan conocida¡”

El caso es que mi madre está muy disgustada porque dice que todos los famosos van ahora hablando por el móvil “Así no hay manera” – dice “de hablar con ellos de nada. No sé qué diría de todo esto Carmen Sevilla si levantara la cabeza” Y cuando le aclaro que Carmen Sevilla sigue viva y coleando, me aclara que “es igual, yo vi su entierro y si no era ella, sería otra”. En eso tiene razón.

EL ESPEJO SUICIDA

El otro día Grampus en su siempre apasionante blog propuso a sus numerosos lectores escribir algún relato sobre espejos. Entre todos los post había uno breve pero magnífico, misterioso, que me encantó. Partiendo de un cuento infantil nos conduce a una sorprendente final inesperado y mágico. Una pequeña obra maestra…. Ni que decir tiene, que lo escribí yo:

Yo tenía un espejo impresionante, hermosísimo, producto de una herencia familiar; tenía un enorme marco dorado lleno de guirnaldas y angelotes. Todos los días al levantarme de la cama me enfrentaba a él desnudo e invariablemente el espejo me hacía la misma pregunta: “¿Acaso no soy yo el espejo más bello que has visto en tu vida?” También invariablemente yo le respondía que sí; entonces me devolvía mi imagen un poco más fuerte, más atractiva, mejor dotada.

Hasta que una mañana, al hacerme la misma pregunta de todos los días, tuve que contestarle que ya no, que ya no era el más bello; que había estado visitando un palacio y que había encontrado un espejo más bello y más rico que él.

Ese día pareció entristecerse y la imagen de mi mismo que me devolvió era más cercana a la realidad.

A la mañana siguiente, poco antes de levantarme, oí un tremendo estrépito de cristales rotos. En seguida comprendí que había ocurrido

PEREGRINACIÓN

Iago caminaba solo pero contento; el paisaje era abrupto y árido pero precioso, la mañana radiante, llevaba su mp3 puesto con la música a todo trapo y cantaba, el eco de sus gritos llegaba hasta el mar en el fondo de aquellos acantilados. Parecía más vivo que nunca.

Había decidido hacer aquella peregrinación a San Andrés de Teixido a pesar de no creer en nada de esas tonterías religiosas; pero le gustaban esos largos paseos por lugares recónditos y se lo tomaba como lo que era: una visita a un lugar mitad mágico, mitad místico; una excursión por uno de los rincones más inaccesible y bello de Galicia, un lugar al que “vai de morto o que non foi de vivo” pero al que todo el mundo ha de ir alguna vez.

Le gustaba vagar por aquellos bosques vírgenes, apenas poblados por algún caballo salvaje; aquellos caballos que luego se pelan en la conocida fiesta de la “rapa das bestas”. Le gustaba, igualmente, sentir la soledad y el misterio de esos montes telúricos, apartados de la civilización y con una historia misteriosa. Dicen que al ir de peregrinación a San Andrés no puedes ni debes pisar ni una simple hormiga porqué puede ser el alma de algún antepasado tuyo que no hizo el iniciático viaje en su vida anterior y ahora debe hacerlo encarnado en ese pequeño y lento insecto, siendo así mucho más penoso su trayecto. También el que llega en coche hasta sus proximidades debe dejar un asiento vacío por si algún ánima en pena decidiera acompañarle. En aquellos riscos también crece “a herba de namorar” que es infalible para conquistar al ser amado.

Iba pensando en todo ello, cuando alcanzó a un desaliñado anciano, quien a pesar de su aspecto desdibujado, caminaba a buen ritmo. Se puso a su lado y lo saludó atentamente, con esa familiaridad que da el encontrar a otro ser humano por una zona rural apartada.

“Buenas, ¿Qué, a cumplir con la obligación, no?” – le dijo alegremente el anciano -“ya se sabe, mejor ir de vivo…”

“Usted lo ha dicho, señor!” – le contestó Iago, mirándolo con unos ojos que lo dejaron helado – “No me dió tiempo a ir de vivo; por eso tengo que ir ahora”.


(Un poco folclórico y con final previsible, pero que se puede esperar de un fantasma. Esto es lo que hay a tal día de hoy del año de cristo de dosmil siete).

jueves, 26 de abril de 2007

¿CUÁNDO SE FOLLA AQUÍ?

(O monólogo para un follador solo y un coro.) Bueno, no es por nada pero ¿cuándo se folla aquí? Llevo cuatro meses posteando pero ni un puto polvo. Si, es todo muy bonito, todos somos muy románticos y tal, tenemos unas ideas cojonudas, las exponemos con mucha gracia, todos hablamos mucho: yo te leo y tu me les, yo te comento y tu me comentas, pero de follar nada.

Estoy cansado de leer todos los días el mismo post sobre “ayer vi un pajarito cantando…” con sus distintas variaciones: si es un infeliz “ayer cantaba un pajarito para mi solo”, si es un pesimista “ayer me cagó un pajarito mientras me cantaba”, si es un científico, “ayer me cantó un vertebrado volador mientras defecaba”. ¡Pero coño, ¿dejará de ser el mismo puto pajarito?! Pero de follar nadie dice nada.

(Coro)
¡Serás un chico culto
si vas a la blogoesfera
pero si vendes tu culo
se te hará larga la espera!

No es por nada pero yo follaba más en el Chat. Allí llegaba, me ponía un nombre llamativo, por ejemplo: Romántico17 o Caletóndel15 y ¡hala!, a los cinco minutos ya había ligado y estaba follando. Bueno, vale, ciberfollando; pero algo es algo ¡joder! Y además os digo una cosa y no os parezca mal: en las salas del Chat se habla tanto o más que aquí ¡eh! casi hay más comunicación. A mi francamente esto de postear me esta causando impotencia.

Yo noto que esto de la blogoesfera está muy bien, hay mucha comunicación y tal, pero todo es muy contenido, muy fino, muy delicado, igual hasta me enamoro de tu manera de escribir, fí-ja-te. Eso ya es lo más; pero seguimos sin follar. Parece que follar no está bien visto, que es ordinario, que es basto, que no es literario, pero ¿qué cojones estamos haciendo aquí? Menos hablar y más follar.

(Coro)
¡Todo el día largando,
Venga a darle al piquillo
pero no me como una rosca
y me desespero, shiquillo!

Y todos ponemos unas fotos muy guays y una música que me gusta mucho….¡uy! si, si… ¡me corro con tu música, tío! Pero, no es por nada y si no fuera por el blog de Pau (Vivre sa vie) en vez de parecer una pandilla de gays de Chueca.com, pareceríamos una congregación de madres ursulinas vírgenes.

¡Mirad a vuestro alrededor, están ahí deseándolo, solo esperan vuestra llamada….!

(Coro)
¡Van los blogeros a Sevilla
a beber manzanilla
pa eso vamos a Gandía
y nos corremos una orgía!

UN DIA PARA… DECIR ADIÓS A GIOVAGRIS

Adiós Gio. Te vas y nos dejas a todos un poco más tristes, un poco más solos, un poco más huérfanos de amor y de cariño.

¿Sabes? Yo soy un pequeño imbécil pero que tengo sentimientos, y hoy me vienen a la memoria un recuerdo que no quería volver a tener, algo que no pensaba recordar nunca, algo que no pensaba contar.

El año pasado, por estas mechas moría mi compañero de pupitre en segundo de bachiller de una leucemia galopante e injusta. Aun hoy lo estoy llorando, porque era no solo el mejor compañero, sino el mejor amigo, la mejor persona que he conocido, el más inteligente y sensible de los seres humanos. Hasta el último día me regaló sus mejores sonrisas, su sabiduría, su buen hacer, su amistad, su cariño, creo que nunca lo superaré.

El día que tuve que verlo en su lecho de muerte apenas tapado por una sabana con su rostro de cera, maduré en un segundo lo que no había madurado en 17 años, comprendí la vida y la muerte sin tener que leer ni un libro más, y cuando su madre abrazada a mi, buscando en mi cuerpo el olor de su hijo muerto y buscando en mis lágrimas su sabor, abjuré de la vida, de la religión, de la cultura, de la sanidad… Me enojé con los hombres, con los dioses, con todos los que me arrebataron a lo que yo más quería. Querría ser yo aquel muerto, quería ser yo todos los muertos, quería irme con él.

Si después he vuelto a leer o a refugiarme en la cultura fue por buscar una explicación o un consuelo a una siega tan atroz en lo mejor de la vida de una persona inenarrable, todo lo que diga de él es poco, pero no lo encontré. Y solo me quedó el pequeño consuelo de saber que yo había tenido la inmensa suerte de haber sido su amigo, su compañero, de que mis piernas rozaban las suyas desde el día que entré en el colegio. Donde quiera que hoy estés, Francisco, quiero que sepas, que ni amigo, ni familia, ni novio ni amante destruirá jamás tu recuerdo y si alguna vez me río no es porque haya podido olvidarte, sino por no llorar.

Bueno, decir que tu marcha me recordó hoy a mi amigo puede parecer una exageración, una trivialidad, pero las lágrimas que ahora recorren mi rostro son las mismas, amigo Giovagris. Te quiero también un poco y una parte de mi ser se va contigo. Supongo que esto es la vida, ir muriendo poco a poco…

Besos (hoy con “s”, besos normales, de los de siempre, de los de toda la vida).


26 de abril de 2007

CULOS

Bien es sabido por todos que soy un ferviente partidario de llevar el vaquero caído mostrando el culo envuelto en los slips, a ser posible calvinkleines. Personalmente a mi no hay nada que me ponga más. Pero he leído el otro día varios comentarios en sentido contrario a esta moda que me han dejado un poco confuso.

Creo que uno no debe oponerse nunca a la moda, primero porqué es inútil, además de un vehículo de progreso; progreso que encabezan los gays (no hay más que ver la moda de los pendientes en hombres o los tatuajes). Si no fuera por estos pequeños avances en el enseñar aún estaríamos en aquella época en que los caballeros se ponían cachondos al ver el tobillo de una mujer al subir a un carruaje; o, no es por nada, como las mujeres ultra conservadoras islamistas con el chador. Sin contar que en España en la época de Franco tenía que cubrirse con un velo al ir a misa. Estoy seguro que los que se oponen a mostrar el culo van ahora tan ricamente en frescos pantalones pirata por la calle (espero que sin sandalias y calcetines blancos).

Otro argumento que me parece increíble, sino pelín fascista (y perdón ¡eh! lo digo desde el cariño) es que solo deben enseñar el culo los que lo tengan bonito. Es el argumento más injusto que he oído en mi vida, francamente y el más discriminatorio.

Creo fervientemente que todo el mundo tiene derecho a enseñar lo que quiera y nosotros tenemos el derecho a mirar o no mirar. Odio el típico comentario machista del que va diciendo que en las playas solo deben hacer topless “las que tengan unas tetas bonitas” o ese otro comentario tan típico y tan facha de “es que van enseñando el “parrús” y luego pasa lo que pasa, las violan y se quejan”. Y retomando el tema estético, si vamos a eso, los pantalones piratas para hombres deberían estar prohibidos.

Reivindico enseñar el culo como síntoma de progreso y modernidad y además, predico con el ejemplo. Por ello esta mi “oda al culo” que debe leerse con la música de una conocida canción que debéis adivinar (según una idea original y genial de Calalola en un post de hace unos días). He aquí mi…


ODA AL CULO
Vosotros los deseados
con las nalgas bien hermosas
vosotros culos golosos
me recordáis todas las cosas.

Oh grandes culos dilatados,
peludos culos gentiles
redonditos y depilados,
de mis sueños infantiles.

Culos de todos los tamaños,
de todas formas y esencias.
de mi sexualidad enamorada,
muéstrame tus indecencias
debajo del vaquero
entero.

Culos tempranos y tardíos
en slips bien apretados,
por vos pierdo el sentío,
de mi sueño enamorado.

Y en la calle voy mirando,
vuestros culos encarnados,
blancos, negros y morados,
altos, bajos, o mediados.

Yo se que sois bien avenidos
con mi rabo bien salido,
vosotros culos cerrados,
en el lecho del amor,
sobre las sábanas blancas,
y las mantas.

Inevitables golosos
Que ni veis como los ojos,
Ni hablais como la bocas,
Pequeñitos, revoltosos,
Vosotros culos hermosos
Me evocáis todas las cosas.

miércoles, 25 de abril de 2007

EL NIÑO Y LA VÍBORA


(NOTA: No hace mucho El Víbora comentó en su blog una anécdota sobre un escorpión que me inspiró esta pequeña fábula).
Un pobre e inocente niño salió a dar su primer paseo por el campo ignorante de todos los peligros de naturaleza esconde, y sin conocer nada de los animales que lo pueblan. Andando, andando, se alejó tanto por el monte que llegó sin darse cuenta al nido de una peligrosa y mortal víbora. "¡Oh! ¡qué animal tan bonito! parece una cuerda de plastilina” pensó alegremente nuestro pequeño sin conocer nada de la naturaleza criminal de estas mortales serpientes.

Pero viendo que la víbora estaba triste le preguntó qué le pasaba, a lo que ésta respondió que su nido era muy triste y poco acogedor, que estaba mal decorado, que se aburría mucho y que ya estaba cansada de no ver en todo el día más que animales trotando por el campo y que a ella esas cosas no le entretenían y, sobre todo, que no tenía música en su nidito.

“No te preocupes” – contestó nuestro inocente niño - “yo te lo arreglaré”. El niño volvió a su casa y le robó a su hermana todos los muebles de su casa de muñecas Barbi y se las puso a la víbora en su nidito de tal manera que parecía un pisito moderno decorado en Ikea. Además, ya puestos, le contrato luz eléctrica, internet con wifi, le compró una cadena musical de Bang&Olufsen que rompía con la pana y una pantalla de plasma de tropecientas pulgadas o más, para que la aburrida víbora pudiera ver los videos de Youtube. La malvada víbora se quedó encantada.

Cuando el gentil infante se sentó a descansar en el porche del ahora redecorado nido, la víbora se acercó taimadamente por detrás de manera sibilina, con más que claras intenciones. Entonces en un movimiento rapidísimo nuestro niño se dio la vuelta ágilmente y con una terrible hacha que tenía en la mano, partió a la pobre y sorprendida víbora en dos mitades. “¿Por qué lo has hecho? yo que te iba a dar un beso de agradecimiento” – dijo la víbora todavía atónita, mientras se debatía entre la vida y la muerte- “ahora que me habías arreglado mi nidito…”. “Porque tu eres una víbora” -respondió el crío- “y yo un ser humano y esa es mi naturaleza”

martes, 24 de abril de 2007

LA CULTURA Y TU... BUENO, Y YO

Como todos sabéis ayer se celebró el día del libro. Las librerías estuvieron abiertas hasta las dos de la madrugada para satisfacer un repentino ataque de cultura de la gente que presa de un sobrevenido afán de saber se tiró a la calle, motivada también por ese generoso ahorro de un 10% en el precio de los libros. Compraron uno y con ese diez por ciento que se ahorran se van a Cuba este verano a leer el libro tan ricamente ¡Qué cultos semos!

Al mismo tiempo la Sociedad General de Autores después de cobrarnos un canon por si difundimos esta noticia fotocopiándola, ha comunicado la relación de los cinco libros más vendidos ayer. Son estos:

1. “Los cien mil mejores post de Iago, ese blogero” Edit. Blogblugblablablag. 1.000.000 pág. Una pequeña muestra de los escritos más interesantes de los que ha escrito Iago en el día de ayer.

2. “Buscamos las claves de la escritura de Iago (pero no encontramos ninguna)” Edit. Blogblugblablablag. 1 pág (la del prólogo).

3. “La poesía de Iago en su blog” Un fecundo análisis del eminente estudioso y filólogo Feliciano Teixeiro de la única poesía de Iago. Edit. Blogblugblablablag. Se estudia la rima y la métrica de esa poesía ya mítica
Cómo hacer poesía y que no te lleve todo el día

4. “Iago, ese desconocido” Una aproximación (pero sin arrimarse, ¡eh! que se os ven las intenciones) a la personalidad de este nuevo escritor de culto y su relación con la literatura maldita del nuevo milenio (con risas incorporadas). Edit. Blogblugblablablag. Firmado por el autor.

5. “El Iagonecronomicón. Cómo leer a Iago y no morir en el intento” Relatos angustiosos de lectores del blog de Iago y sus experiencias vitales (y/o mortales) con su blog. Edit. Blogblugblablablag. Este ejemplar se regalaba gratis comprando los cuatro anteriores.

Si eres el feliz poseedor de todos estos libros y has comprado un décimo, igual te toca la lotería. Pero si sigues igual de pobre, no te preocupes; también sigues igual de inculto.

lunes, 23 de abril de 2007

DIA DEL LIBRO


Pues yo he leído en un libro que no hay que hacer caso a todo los que dicen los libros....

domingo, 22 de abril de 2007

¡QUÉ MALA ES LA ENVIDIA!

Yo juego al fútbol y soy el delantero centro, ya lo dije. Ayer no di una a derechas ni metí un gol, un espectador detrás de la portería contraria estuvo gritándome toda la tarde cada vez que tocaba la pelota: “Messi, Messi”. Yo sé que nunca meteré un gol como el de Messi o el de Maradona o los de Saviola, pero ellos, sin embargo, me tienen envidia porque los tres son bajitos.
¡Ay, qué mala es la envidia!

sábado, 21 de abril de 2007

ROLLING STONES

Ayer fui al dentista a hacerme la revisión anual. Desde que perdí los de leche voy todos los años, ya sabéis la importancia que le doy a una sonrisa. El dentista me tuvo una hora hablando de política. Mientras me limpiaba la boca estuve pensando en que realmente la boca es un gran invento y que si no estuviera ya inventada habría que hacerlo.

Con sus labios para besar, sus dientecitos para morder, y su lenguita para chupar ¡hay que ver! Sin contar que el sitio donde está instalado está pensado genial. ¿Te imaginas que estuviera en la nuca? No solo sería horroroso estar sentado en el sillón del dentista, sino que sería prácticamente imposible hacer un 69.

Le he pedido a mi abuela que me lleve a ver a los Rollings Stone, supongo que por la edad deben ser amigos de ella. Me ha contestado que si, pero que me busque la entrada, que ella se va a colar. Claro, ser un fantasma, sacando el simple hecho de que estás muerto, tiene sus ventajas.

También he leído que vienen a la Riviera el próximo 26 los Scissor Sister que a mi me vuelven “loca”, otros 36 euros del ala. Voy a tener que hacer una chapa.

Por otro lado he observado que los italianos, de los que Madrid está lleno estos días, llevan el pantalón más caído por la parte del culo y enseñan mas slip.

(NOTA MENTAL: Estudiar más italiano y bajarme más los pantalones).

viernes, 20 de abril de 2007

CONFESIÓN

Ave María Purísima”
“Sin pecado concebida”
“Padre, me acusó de estar al servicio de mi propio placer. No tengo remedio, todas las noches antes de dormirme tengo que hacerme una…”
“Sigue, hijo…”
“Empiezo a mirarme en el espejo, tenso el cuerpo, mis tetillas se ponen de punta erizadas, y empiezo por apretar y retorcer esos negros pezones, mientras mi rabo empieza a crecer dentro del pantalón…”
“Sigue, anda”
“Pues me saco la polla, mojo la mano en saliva y empiezo a meneármela, a veces con la mano derecha, a veces con la izquierda, a veces con las dos. Mi nabo va creciendo y el capullo se hincha brillante, el agujero se va haciendo más grande y yo sigo masajeándola de arriba abajo, de abajo arriba….”
“Sigue, sigue….”
Ya desnudo, entorno los ojos y empiezo a tener ensoñaciones guarras con otros hombres, introduzco mis dedos por el ano y siento como si me estuvieran penetrando, mientras sigo trabajando mi rabo con más ansias y movimientos mas convulsos…. Escupo en aquel capullo para volver a lubricarlo y mis manos siguen trabajando aquel trozo de carne que me da tanto placer....”
“Sigue, sigueeeeeeee…….”
Entonces, cuando ya no puedo aguantar más, me tumbo completamente en el suelo, mi cuerpo empieza a agitarse, noto como el placer empieza a subirme desde la punta del pie, una especie de mareo me nubla la vista y se apodera de mi cabeza… Mi rabo parece que va a estallar, noto la leche como me va subiendo y empieza a asomar por….”
“Para, paraaaaaaaaaaa…¡ah! ¡aaaah!”
“Padre, padre…., ¿qué le pasa? padre ¿le pasa algo? ¿Qué hago?”
“¿Qué haces? hijo mío ¿qué haces? una paja, eso que tu haces es una paja….”

miércoles, 18 de abril de 2007

UNA PREGUNTA Y UN COMENTARIO

¿POR QUÉ?
Hoy venía dispuesto a colgar un post de los míos, ya sabéis: un poco de impertinencia, unas gotas de romanticismo, algo de complicidad con el lector y, a ser posible, unas gotas de sexo explícito, y tira p’alante. Pero no tengo ganas, porque llevo unos días en que me encuentro muy sensible, pero no os quiero aburrir con mis peripecias personales, no es mi estilo. Si acaso del de Feliciano Teixeiro.

He empezado el día llorando y eso marca. A pesar de que llegó el calor, los días son claros y calurosos, “gordi” iba hoy ya en manga corta mostrando unos brazos de camionero que me han puesto burro, y que se respira amor en el ambiente, la lectura del periódico me ha puesto triste.

Antonio, una de las víctimas del 11-M de 18 años relata: “Lo primero que hice tras la explosión fue llamar a mi madre. Veía a gente deambulando, era como un baile de sonámbulos, muy triste, mucho silencio, la gente caminaba, nadie miraba a nadie, todos miraban a la nada”. En Virginia 33 estudiantes muertos a manos de un compañero que se sentía solo “No había ni una sola víctima con menos de tres agujeros de bala”

Y ahora Canalla está triste. ¿Por qué?


EL COMENTARISTA ANÓNIMO
Siguiendo con las observaciones directas del mundo de los blogs, es curioso ver lo mucho que dependemos de los comentarios de los demás (esta mañana también Canalla ha reflexionado sobre eso). En serio, muchos no lo confesarán, pero yo me levanto y lo primero que miro es ver si hay comentarios nuevos, si tengo más que en el post anterior, si hay alguno de algún lector nuevo, etc. No debería ser así y muchos expertos blogeros me lo han dicho: escribe sin que te importen los comentarios de los demás; sin embargo, no puedo evitarlo, me importan y mucho.

Y yo creo que el que diga que no miente. Todos los vamos buscando. Y aunque yo escribo porque me divierto, me río mucho yo solo mientras escribo mis post y dejaré de escribir el día que esto me aburra, busco tanto como el que más, el comentario elogioso, agradable, sincero. También, cuando veo un comentario nuevo, enseguida pienso que el autor ha escrito un post, y normalmente acierto. Es una manera de anunciarte. Y el que no se anuncia no se vende.

Se que todos vamos de prisa y entiendo uno de los motivos de Giovagris para dejarnos. A veces la necesidad que te impone la educación de comentar a todos los que te leen o te dejan un comentario se hace más importante que la de escribir un post, y eso te produce nerviosismo e incertidumbre. Ya se que todos vamos aprisa por el resto de los blogs leyendo palabra si o palabra no, a veces leyendo en diagonal incluso (y no miro a nadie) para sacar alguna idea para el comentario y listo, asunto resuelto. Yo empecé a comentar con mucho ímpetu (alguien me dijo que era mejor comentarista que posteador y no miro tampoco a nadie, pero el que me lo dijo que se tome un gazpatxito a mi salud, jajaja).

Bueno, yo aprecio los vuestros. Todos. Hay comentarios mas atinados que otros, hay algunos generosos, amables, sincero, hay algunos que empequeñecen mis post pues valen mucho mas que mi escrito (gracias Itoitz, Gregorio), hay algunos que ponen el alma sin pedir nada a cambio como los de Tatojimi o Sonia (desde aquí gracias también) que ni siquiera tienen un blog y los escriben generosamente. A todos gracias; incluso a los que no habéis escrito ninguno. Eso si, tengo que mostrar una debilidad y reconozco, puesto que se trata de ser sinceros, que los comentarios negativos me afectan horrorosamente; no debería dejar que esto pasara puesto que ya me han traído algún problema no deseado con otros blogeros, pero es así. Me entristezco más por algún comentario despectivo o negativo que me alegro por mil comentarios elogiosos. Y siento decirlo, pero no tengáis piedad, no lo hago para moveros a la caridad. Tengo lo que me merezco, supongo.

En cualquier caso, si hay un comentario de todos los recibidos, si un comentario me ha impactado, si un comentario ha influido en la decisión de hablar con Ivan sobre la relación que manteníamos en la distancia, si un comentario vuelve a mi cabeza una y otra vez, si un comentario ha removido en mi alma y en mi cuerpos sentimientos descontrolados, es el de un lector anónimo hasta el día que se decidió a ponerlo en mi post “Desilusión”. Decía algo contundente, romántico, definitivo, claro, corpóreo: “PUES YO TE FOLLABA, NEN”. Desde aquí te lo digo, Toni, tu comentario me levanta mucho el ánimo.

martes, 17 de abril de 2007

BEATLES

Con todos ustedes, ¡The Beatles!

Iván, estos eran los Beatles. Según mi padre unos melenudos, según otros los padres de la música actual.Qué mejor para enseñartelos que poner, no ya un video, sino un concierto entero (si funciona esto que me enseñaste ya es que somos la polla, jajaja). Próximamente en Internet gratis toda su música, y aunque Toni Milton me llame “retro” la música de estos años está hoy de última moda (Desde aquí te lo digo, Toni, si me lees: tu Mika bebe de aquí).



lunes, 16 de abril de 2007

EL POST QUE NUNCA QUERRÍA TENER QUE ESCRIBIR (2 tristezas y 1 alegría)

Ante las numerosas muestras de apoyo y cariño recibidas tengo que comunicar que Iván y yo nos seguimos amando igual, porqué nuestro amor es inmenso, eterno, grandioso. Solo hemos decidido dejar la relación de “noviazgo” temporalmente. Solo decir que 600kms. han pesado mucho (bueno y la presión de los medios de comunicación, claro, jajaja). La alegría de amarnos, las risas, la felicidad había dejado paso a la urgencia, a la desesperación de no vernos, a la angustia de estar lejos. Cuándo nos conocimos yo no buscaba nada y el buscaba un novio cerca, y lo encontró en Madrid, ¡ya ves! Pero no nos hemos dejado de amar ni un momento. Solo sabemos los dos y así lo hemos comprendido que si además nos viéramos, después de besarnos, tocarnos, sonreírnos, mirarnos a los ojos y, porque no, hacer el amor; no habría fuerza humana que nos separara de nuevo. De momento vamos a seguir estudiando y hablando, algún DIA si el destino decide que estamos hechos el uno para el otro como así parece, seguro que estaremos de nuevo juntos y felices.

Ayer fue un día muy triste y lleno de emociones y lágrimas. Después de leer además que Giovagris (que gran blogero, pero mejor persona) nos ha comunicado que va a dejarnos. Lo que añadió angustia a mi incertidumbre. Bueno, solo hay que leer los comentarios para darnos cuenta lo mucho que todos queremos a este hombre y lo mucho que lo vamos a echar de menos. Personalmente, creo que su blog es el mejor, que él es el mejor blogero y sus post sencillos pero entrañables, una maravilla siempre. Debo decir además que sus palabras de ayer en privado fueron un bálsamo para mis heridas. No las voy a reproducir aquí por pudor, pero le levantan la polla a un muerto, vamos. Gracias, Gio.

Otros muchos, Canalla, Shysh, Gazpa, Quijote, etc…, me han mostrado su cariño y su apoyo…. Gracias a todos, es confortador, que en tan poco tiempo, la gente te aprecie y te quiera tanto en esto de los blogs, cuando en la calle la gente anda tan distante y orgullosa.

Por otra parte, haber ganado el premio Rebel 19 al mejor blog, aunque lo creo inmerecido, no por ello deja de alegrarme un montonazo y aunque tenga que fingir que soy modesto y tal, podéis ver lo poco que he tardado en poner un bonito enlace en mi blog, jajaja.

Dos tristezas y una alegría…, supongo que de esto se compone la vida.

sábado, 14 de abril de 2007

MI MISMO MEME

Tres simpáticos y sin embargo amigos solicitan a algunos de sus más queridos compadres (digo yo vamos, porque si no es para matarlos) que contestemos un simpático MEME (eso que aún no sabemos por qué se llaman así) sobre que cinco frases dices con una cara dura poco corriente mientras por dentro piensas en otra cosa ¿era así? Bueno, igual yo no lo explico bien, pero lo podéis leer, aquí, en su blog.

1. "¡Gracias, generoso!" (Mientras recibo la asignación semanal con la que se supone que tengo que tengo que cenar en el burguer, comprar las entradas del cine, echar gasolina al grancherokee, comprarme el CD de Mika y la entrada para el concierto de hoy y luego pagar la entrada en el Cool para acabar mangando las copas, comprar los condones… y realmente lo que querría decir es: “¡Joder ya podías estirarte! Cutre que eres un cutre”).

2. "¡Joder, te podías currar un poco el trabajo para el lunes de la uni y no chupármelo como siempre me chupas la polla, mamonazo!" (Mientras le digo que no te preocupes si tu no tienes tiempo ya lo hago yo todo este finde y luego el lunes, si acaso, te hago un resumen y lo presentas tu, que no tienes este acento gallego y como me gusta como me comes la polla).

3. "Tócame otra vez el culo y será la última cosa que hagas". (Mientras le pongo cara de me está encantado que me toques el culo y si no me bajo aquí los pantalones es por que tengo una excitación del quince y no es cuestión de que todo el mundo salga de la pista a pollazo limpio y lo que realmente le diría es "¡que tocas el culo como nadie me lo ha tocado nunca!).

4. "Las mierdas de tus putos comentarios me chupan un pie y te los puedes meter donde te quepan, ¡simpático que eres un simpático!" (Mientras le pongo cara de muchas gracias, es usted muy amable por hacerme esos comentarios y yo sé que lo hace sinceramente por mi bien y por mi formación y que es parte de sus obligaciones como profesor y que estas cosas le duelen a usted más que a mi y estoy sinceramente encantado de recibir sus putos consejos paternalistas de curita sifilítico).

5. "¡Portera, Ke ten den con una barbie por el culo! ¡Me cago en el puto Meme que te parió, jajajaja!" (Mientras pienso que hago yo aquí contestando un Meme de estos tres tuberculosos en vez de irme al Equinocio como todo el mundo que tengo que escribir un post sobre esto y saludo alegremente a todos esos encantadores personajillos que te manda esas divertidas paridas que algunos han dado en llamar Memes y envían a sus amiguitos para que todos nos riamos mucho juntitos en amor y compañía y vamos todas al sagrario y pienso que no han tenido webos a mandárselo a las ruvis “kon lo k le bustan a eyas hestas kosas”).

Y ahora lo que me gustaría es ser Giovagris y decir: "Y un día para dejar un video sobre el tema… " pero como no lo soy ni de lejos, tengo que decir: "Cuidado, cabronazos, bajad el volumen de vuestros putos ordenatrices y disfrutad...."

viernes, 13 de abril de 2007

MODA

Según la prestigiosa revista de moda internacionalmente conocida (en todo Chueca) “Shangay” así vamos a ir todos este verano.
¿Todos? ¿Todos? Lo dudo….!

CARTAS DE AMOR DE UN ESCLAVO, IV (o El disco duro encontrado en Chueca)

(NOTA PREVIA DEL AUTOR: Es un recurso literario utilizado por muchos narradores explicar que lo que allí se puede leer fue hallado en un manuscrito abandonado. Bueno, como hoy nadie se creería la historia del manuscrito perdido, tendré que confesar que este relato por entregas lo encontré en un disco duro de un ordenador abandonado en Chueca. Por ello, todo lo aquí narrado es completamente verídico y, sin embargo, cierto.)

"¡Jo! amo...

¡Oh! ¡dios mío, dios mío….¡ Empiezo a creer que he caído en manos de un amo demasiado despiadado y cruel, que si bien hará de mi un futbolista mundialmente reconocido, el precio a pagar será demasiado alto. Yo pensaba que esto de ser esclavo sería una vida mas cómoda y muelle, todo el día tirado a la bartola, esperando sólo que mi amo satisficiera sus instintos sexuales (y por tanto los míos, ya de paso), como una mantenida, vamos; pero veo que es realmente una profesión que exige grandes dosis de estudio y sacrificio, y no lo digo tanto por los golpes, que al fin y al cabo me gustan, sino por tener que renunciar a los slips de CK que tanto paquete me hacen. Cualquier día el capricho del señor hará que tenga que dejar de usar mi colonia de J.P.Gaultier, y por ahí si que este esclavo no pasa.

Pues bien, como aclaración y anexo a mi relato de hoy, debo decirle al señor que si bien reconozco que mi naturaleza díscola, mi corto entendimiento (si es que tengo alguno), y la relajación de ser poseído por un amo a distancia y por correspondencia (CEAC) me llevó a pensar que un castigo suponía la interrupción del anterior. Al paso que vamos me voy a pasar el día ejecutándome castigo tras castigo, como si un esclavo no tuviera otra cosa que hacer (con perdón). Y ya comprendo, y mi amo lo comprenderá igual inmediatamente, que esta carta me esta saliendo un poco reivindicativa y protestona. Pero tengo que decir en mi descargo (y alivio, aunque la carga me gustaba) que ayer no tuve partidillo de entrenamiento en sentido estricto, por resultar televisado el partido del Real Madrid, con lo cual y con cierta nocturnidad y alevosía, tomé un balón y no se si por mi manifiesta puntería o por el hecho de no haber portero, metí cinco goles como cinco soles, lo cual no solo no me da derecho a no aplicarme el castigo, sino que me habilita para cinco coyundas y sus respectivos despertares en el lecho de mi amo y entre sus brazos amorosamente entrelazados a los míos, ¡ay!.

Mi amo tiene que comprender que este esclavo es corto de entendimiento (quizás achacable a la falta de adiestramiento apropiado, no es por nada) pero los últimos deseos de mi amo son prácticamente imposibles de cumplir, porque ¡me he hecho un lío! No había quien entendiera sus instrucciones; realmente mi amo está un poco verde. Ahora ya no sé si me tengo que azotar con el dildo 7 veces, si azotarme cuando estoy atado a la cama (cosa que parece harto difícil de hacer uno mismo), masturbarme veinte veces por segundo para el Guiness de los records o si tengo que hacer el amor tres veces con el jugador del Madrid llamado Raúl o si tengo que dormir con el arbitro debajo de la cama. (Lo que si creo ver en las instrucciones del señor, es un cierto resentimiento, muy propio de los amos de periferia, sobre la superioridad manifiesta del Real Madrid y los favores arbitrales a los equipos rivales, lo que dice muy poco a favor de la justicia e imparcialidad del señor, la verdad).

Y, por otro lado, comunicar al señor que siguiendo sus instrucciones, me esforzaré en el ejercicio de abdominales y bíceps en el gym (ahora llaman así al circo de esclavos) que frecuento, lo que alegrará ciertamente a determinados compañeros, pero apenará a otros a los que tenía acostumbrados y, por qué no decirlo enviciados, a ciertas actividades mas lúdicas (en la sauna, para ser exactos).

Por último, y ante el cariz de los acontecimientos, y sin que mi amo piense que soy un nuevo Espartaco que piense poner en pié un “Sindicato de esclavos”, creo procedente y si mi amo tiene a bien firmar el documento adjunto, que además de ofrecerme garantía de estabilidad en el empleo (cosa que no es de despreciar) me ofrece ciertas ventajas sociales añadidas en forma de: azotes, humillaciones, orgía, etc… que culminen con éxito mi formación y mi adiestramiento (la seguridad social corre de mi cuenta, para eso soy autónomo).


CONTRATO:


Yo, TU AMO, tomo desde este momento toda la responsabilidad y dominio sobre mi esclavo y ACEPTO todas y cada una de las obligaciones que la propiedad de un esclavo conlleva, además de correr con todos los gastos de quien expresamente reconozco como mi esclavo y a quien juro y prometo cuidar y mimar de manera absoluta.

Firmado: El amo"

jueves, 12 de abril de 2007

MIS DOS ITALIANOS (Una altre storia di amore)

Antes de aterrizar en este blog de Chueca.com yo navegaba por Myspace.com. Allí conocía a Iván, mi novio, y ya por eso valió la pena. Siempre será para mí una página de perfiles especial; pero además allí conocí a Gabriele (con una l) y a Alex, mis dos italianos.

Tengo que decir que a mí siempre me han encantado los italianos, me parecen guapos, modernos, atractivos y que me encanta su idioma y su manera de hablar, así que ya estaba predispuesto al amor, pero conocer a estos dos italianos fue toda una revelación.

Ga es especial, bueno es más que eso, es un encanto. El chico más majo que he conocido nunca después de mi novio, claro. Inteligente, guapo, sexy y divertido. Habla nosecuantos idiomas: italiano, francés, inglés, finlandés y, por supuesto, español. Habla un español maravilloso lleno de giros, modismos y tacos que ya quisieran hablar muchos españoles, aunque con cierto acento murciano; su grito de guerra es ¡Murcia, capital! Las conversaciones por Messenger con él siempre fueron divertidas si no fuera porque constantemente tenia que estar horas mirando como hablaba por su móvil con sus numerosas amigas; pero no me importaba estar viendo su preciosa cara de niño en mi pantalla.Es, además, superinteligente y solidario y está fascinado por la cultura española y la nórdica (finlandesa “cocretamente”). Su único temor como gay es estar solo; y yo le prometí un día, promesa que estoy dispuesto a cumplir, que nunca lo dejaría solo, que siempre estaría a su lado. Si algún día me pierdo buscarme en Ga.

Alex es otra cosa, lo conocí posteriormente entre los amigos del Myspace de Ga (con esa facilidad que tienes en el Myspace de ir saltando de un perfil a otro), pero es igualmente inteligente, atractivo y divertido. Un deportista amante de los deportes de riesgo. Su español era pésimo pero yo era su profesor y le enseñaba; le enseñaba todo, incluso español. Alex es de Milán y es otro enamorado de España. Su culo es mítico y famoso en todo Chueca, pero esto es un secreto y no lo puede saber el Servicio Secreto Italiano.
Alex siempre me decía que yo era “el ragazzo piú simpatico dil mondo” (o algo así, claro) y que nunca hubiera pensado que encontraría a nadie tan simpático como yo”. Y a mi, francamente, ese título me parece maravilloso y me llena de orgullo, se me caen los calvinklein y me corro todo como un idiota cuando me lo dice y me hace llorar; porque yo creo que preferiría ser Mr. Simpatía a Mr. Guapo en cualquier concurso real o imaginario; Yo soy guapo de nacimiento pero simpático por elección. Me manda unos sms ideales diciéndome lo mucho que me echa de menos y me devuelve unos bezos, en contestación a los míos, con unos sabores siempre de lo más imposibles y exóticos.Bueno, Ga y Alex se han hecho novios. Y yo estoy más feliz que un regaliz, ahora los puedo amar a los dos juntos en un imposible trío de alegría y diversión. ¡Felicidades a los dos! Siempre tendréis un lugar en mi corazón y seréis para mí “mis dos italianos”