jueves, 26 de julio de 2007

TA CO NA TA

Tenía nombre japonés pero nadie sabía por qué. Era bajita y menuda y permanentemente vestía de negro. Pero lo que la hacía distinta de otros pobres de la ciudad era su dinamismo. Ta co na ta no pedía en una esquina o en la puerta de una iglesia, no; ella pedía o recibía dinero sin pedirlo pero sin dejar nunca de andar; porque nunca paraba quieta. La podías ver caminando a buen paso por cualquiera de las calles más frecuentadas, desde los cantones al puerto; siempre en marcha, siempre como si tuviera prisa, como si algo se le escapara; desde la mañana hasta la noche.

Pero lo que realmente la hacía peculiar y conocida entre la chiquillería, que alegremente la perseguía y se mofaba de ella, era el hecho de caminar eternamente con una mano delante de la boca que no retiraba ni para hablar y que a cualquier pregunta que se le hiciera contestaba invariablemente con aquella misma frase que la hizo famosa: “Nunca chejamos”

- Ta co na ta, ¿de dónde vienes?
- Nunca chejamos.

Y las historias que de ella se contaban decían que efectivamente había perdido algo. Contaba esa leyenda que había sido una joven de buena familia despierta y bella, y que había tenido un novio que la idolatraba, pero pobre. Este novio marchó a hacer las américas en busca de una dote con que llevarla al altar. Y que una vez lograda aquella riqueza ansiada embarcó en un frágil navío tristemente naufragado frente a la Costa da Morte en una noche tormentosa y aciaga; y que ni aquel novio ni la fortuna soñada llegaron jamás a puerto.

Ta co na ta, ¿dónde vas?
- Nunca chejamos.

Cuando murió se encontró debajo de su colchón una arrugada fotografía de aquel novio desaparecido y una bolsa de basura con más de diez millones de las antiguas pesetas. Enterrada en el cementerio de Catabois, sobre el frío mármol de la losa que cierra su tumba, y si separas la maleza que hoy en día la cubre, aun puedes leer aquellas palabras que tantas veces ella repitió en vida y que aquí, en el cementerio, alcanzaron por fin todo su profético sentido: “Nunca chejamos".

4 comentarios:

Ricardo Muñoz Jose dijo...

Thiago, dices que no, pero yo, en Linde5 publicaría este relato. Si te decides házmelo saber al correo del blog: ricardo39ricardo@gmail.com

Un saludo.

mario dijo...

Cari, una oferta profesional!! De aquí al pulitzer!!

Mil biquiños pa mi neno galego!!

pd.- los 300 euros serán para gastártelos en mi, espero... jajaja

juanitogabito dijo...

Los pelos como escarpias jodio!!!!

Besukazos, pa que luego digas que ya no te comento :-p

Sólo Adán dijo...

Buena historia. Generalmente uno se encuentra con vidas mínimas por ahí que deambuelan por las ciudades tekjiendose miles de historias sobre ellos.