martes, 1 de mayo de 2007

Y AHORA UNA O.N.G.

Es que no paro, últimamente estoy que lo tiro, tengo unas ideas de lo más altruistas….; estoy acojonado, miedo me doy. Después del Bando de Besos se me ha ocurrido ahora una nueva ONG: “APADRINA UN BLOG” ¿A qué es chulo? Yo siempre haciendo el bien.

Todos venimos aquí muy contentos y orgullosos de nosotros mismos. Hemos tenido una ocurrencia, hemos conseguido algo que escribir y algunos, incluso, han logrado el post de su vida, sus quince minutos de fama, sus cien comentarios o casi. Juanan lo consiguió desnudando su vida en “¿qué queréis saber?”; Calalola con un post interactivo nada menos que de poesía en “A mis bloggeros juguetones”; "Las Pícaras Viboritas” en “gay” (bueno, este no sé si ha triunfado, pero a mí personalmente me pareció muy divertido); QuijoteExiliado en “Caballeros del zodíaco” o "Grampus” y Giovagris en … todos los suyos.

Pero no hay que olvidar todos esos bloggeros anónimos que no cuentan con ideas, ni con imaginación, que llevan una vida oscura sin que nadie los lea. A todos esos bloggeros que están empezando y que nos cuentan sus problemas en la vida, en el amor, y por qué no, en la literatura (porque algunos ponen cada falta de ortografía que te cagas) nosotros los bloggeros triunfantes (entre los que inmodestamente me incluyo ya que figuro en cierta increíble lista de “los más leídos”) podemos ayudar. ¿Quién sabe si descubrimos a algún bloggero nuevo y con talento que algún día nos devuelva el favor?

Apadrina un blog y sigue el manual de "El Padrino". Solo tienes que:
1. Comprometernos a apadrinar un blog hermano y no abandonarlo nunca. Suscribir un contrato si hace falta (pero no llamarle “matrimonio” si no quieres líos con la Iglesia).

2. Enseñarle a poner fotos, dibujitos y vídeos musicales varios de youtube o similares, dándole siempre un toque personal (se cotiza especialemente el toque friky).

3. Ir a leerlo a primera hora de mañana a poder ser y siempre que no tengamos horario de trabajo de noche, claro. Pero a leerlo ¡eh! No a mirar los santos y los dibujitos.

4. Explicarle amablemente que “hechar” no es lo mismo que “echar” (no pido más, por dios).

5. Ser el primero en ponerle un comentario siempre amable y cariñoso incluso mejor que su escrito y aunque el post sea una “pettit merdé”, pero al decirlo en francés parece menos. El comentario debe ser lo suficientemente inteligente para que otros (milagrosos) lectores entren al trapo y comenten también. ¡Todos sabemos la ilu que hace que te comenten el blog!

6. Si es necesario, explicarle también lo que es la vida, lo que es el amor, lo que es la blogesfera, lo que es el sexo e, incluso en muchos casos, lo que no es.

7. Enseñarle con gracia y sin que se dé cuenta (para que no quede muy pedante) las fórmulas del éxito. Darle alguna idea (gratis, ¡cojones! no seáis cutres) para un post chulo y aparentar que se le ha ocurrido a él.

8. Hacer un link a su blog desde el tuyo con alguna ocurrencia destacada para que los que te leen lo vean y se les despierte el interés… (“algo tendrá el agua cuando la bendicen” pensarán los intelectuales).

9. De vez en cuando citarlo en tus post; pero tampoco a diario, no hay que pasarse, claro; como si fuera una autoridad o incluso como si no lo entendiera nadie y fuera un incomprendido tuberculoso (lee a Proust o Joyce, eso puede ayudar).

10. Y finalmente, a hablar de nuestro blog ahijado así como quien no quiere la cosa en nuestros comentarios en blogs amigos, pero siempre despertando el interés de los demás. (Ya sabes la fórmula: “Cómo dice …. en su blog…”).

Tampoco es pedir mucho, ¿no? Así que ya lo sabes ¡apadrina un blog! aunque no se deje.

Yo me pido el del "Víbora” (ya sé que esto es trampa, que el suyo es un blog consolidado y que incluso a veces me da pequeñas dentelladas, pero a mi personalmente no me gusta arriesgar y al fin y al cabo yo soy el padre del invento ¡te jodes!).