viernes, 27 de abril de 2007

EL COLOR DEL VIENTO

Aquella mañana iba al colegio todo contento a pesar de que al llegar al portal empezó a llover como siempre; a menudo pensaba que el clima gallego me odiaba a mi personalmente, porqué siempre empezaba a llover cuando yo salía a la calle; varios años después comprendí que en Galicia llovía a todas horas, saliera yo a la calle o no.

Pero esa mañana iba todo contento, ya digo; porque me sabía la lección. El día anterior Sor Evangelina nos había enseñado los colores, incluido el negro que es la ausencia de todo color, - repasaba yo – y nos había enseñado también los fenómenos meteorológicos. Yo los conocía todos menos, quizás, las centellas, que nunca supe muy bien que ídem eran. El caso es que me sabía todo, había estudiado a conciencia como correspondía a un Legionario de María distintivo azul del Colegio "Las Discípulas de Jesús”; me sentía contento y seguro.

Así que cuando Sor Evangelina se levantó de su asiento, y como un buitre con sus hábitos negros al viento, se acercó a mí batiendo palmas y lanzó su pregunta no me preocupé demasiado:

- ¿De qué color es el viento?, Iago – preguntó poniendo especial acento en la palabra color.

- "Bueno" – dije yo, lleno de razón - "Madre, el viento no tiene color" – y me quedé tan pancho, seguro de mi mismo; la pregunta era fácil y me la sabía….

- ¿De qué co lor es el vien-to?, Iago - volvió a preguntar la Madre Evangelina marcando las sílabas y continuando con sus agobiantes palmadas que acompañaban sus palabras cada vez más cerca de mi cabeza….

- "Madre…" - contesté yo, ya un poco más inseguro – "el viento no tiene color"

Cuando oí por tercera vez la misma pregunta, formulada con todavía más energía y marcando bien las sílabas y con palmadas más fuertes - "¿DE QUE CO LOR ES EL VIEN TO? - empecé a sudar copiosamente ya angustiado sin saber que responder. Todo mi conocimiento científico, el que podría tener un niño de pantalón corto de primaria, se tambaleaba, y en un momento de inspiración acerté a farfullar:

- "El viento…, el viento…, no sé, madre, el viento será verde" – dije, pensando que si Galicia es verde, el viento que por allí pasaba a la fuerza sería de ese color… En ese mismo instante sentí un tremendo coscorrón en mi nuca mientras que oía gritar a la Madre Evangelina en medio de las risas de mis compañeros de clase – "El viento no tiene color, Iago" - , aseguró mientras yo pensaba que la lección había sido dura pero había valido la pena; y que a partir de aquel día debería mantenerme firme en mis creencias y que, en lo sucesivo, no debería fiarme ni de mi Santa Madre Iglesia.

2 comentarios:

Thiago dijo...

jaja que bueno era este post y que buena fue esta experiencia.... lástima qu nadie la comentó, jaja

bezos.

AntWaters dijo...

jajaj, didáctica la Sor-rra XD Xd, debe acojonar eso de sentir las palmadas acercándose a tus tejas...

Hummmm, el miedo, la presión, puede ser muy didáctico, en el fondo... si el miedo no te deja muy tocado...

He recordado una escena de mujeres desesperadas. Linnette, que tiene un chorro chiquillos, no consigue que los críos se pongan el cinturón... total que una vecina a la que terminarán matando por... cierta tendencia a chantajear y husmear.... le dice:

"mi madre, una vez, como no nos poníamos los cinturones, nos hizo bajar del coche y nos dejó allí botados..." :O... "ohhh, enseguida regresó... y ya siempre nos pusimos los cinturones... era muy creativa para los castigos... la pobre está loca de atar en el asilo... "jajajaj

Ohh, pues mola la entrada, y sin ni un comentario ajeno... ni ese gary no sé cuantos ajaja, siempre se me adelante ooooyes... pero si comenta antes de leer, ¿eso "se vale"? En fin...

Besos de a vé qué sale al final, pero creo que me llevo a tu Sor Evangelina XD (a mí estas cosas me molan... los personajes que no son todo azúcar ni todo limón.. :)`y sobre los tres... bueno, si tú casi nada y yo menos que eso, pues iguá paso de ellos... pero ahh, gracias, ya tengo cuanto menos un destello plateado ;), intentaré meterlo entero jajajaa

mas bezos (oh, si es q stos dias son fatales, pero en fin, mejor hacer, follar, lamer, obedecer, que pensar;)