viernes, 2 de febrero de 2007

A MI BLOG

Desde luego eres el colmo ¿Cómo te atreves? ¿Quién te crees que eres tú para hablar de mí a mis espaldas? ¿Por qué hablas con mis amigos sin yo saberlo?

Ya sé que soy solo un pobre ignorante, pero tu tampoco eres gran cosa ¡que lo sepas! Eres un blog más de Chueca.com, un blog standard, ni siquiera llegas a ser una página web.

Ahora ya se cómo eres, un blog impaciente y mal criado que no ha tenido nada de paciencia conmigo. Solo soy un pobre estudiante de primero de periodismo; pero quizás algún día llegue a ser conocido por mis crónicas desde sitios bellos y misteriosos, crónicas atinadas que se estudiarán en la facultad y entonces renegaré de ti, diré que no te conozco, que yo no era, que no se qué, que no me acuerdo de nada (salvo caso de tortura que entonces confesaré de plano, claro). Eres un soberbio.

Yo quería ir poco a poco contigo, ir conociéndonos; quería saber tus puntos fuertes y débiles, tocar tus zonas sensibles; empezando suave, para ir mejorando, pulir mi estilo, depurar el lenguaje, ir seduciéndote a ti y a todos esos intelectuales que sin darse cuenta irán quedando atrapados en mis palabras, pero tú has desbaratado todos mis planes. Al hablar mal de mí, has conseguido que ahora no me lea nadie (no te lea nadie, no lo olvides), ni me dejen comentarios ¿quién será este desgraciado del que su propio blog habla pestes? Dirán y con razón; has tirado piedras contra tu propio tejado; ¡estás cavando tu propia ciberfosa!

Mira, un blog quejoso no le gusta a nadie, la gente se cansa de los acomplejados, esas debilidades no se perdonan; esto es como el mundo real: estás o no estás; pero no seas rollo, no aburras, no des la lata, no incordies, quédate ahí calladito y deja que hable yo, que por otra parte, tengo mucha más gracia.

Eres un blog con pretensiones: sección “Arte y cultura” nada menos, ¡ja ja ja!

Perdona, bonito, pero eres de carcajada.


P.D. Y el caso es que yo también te quiero.