lunes, 19 de febrero de 2007

ALQUILO MIS CALZONCILLOS

Bueno, ayer he leído en la prensa que el último negocio floreciente en Internet es el alquiler de bolsos de lujo para señoras que quieren dar el golpe en sus actos sociales. Por una pequeña cantidad mensual te suscribes a este servicio y tienes siempre a tu disposición los modelos más lujosos por un día o el tiempo que desees.

Este era el penúltimo negocio, como digo; porque yo he pensado un negocio más original y rentable que es alquilar mis calzoncillos, concretamente mis calvinklein. Y creo que me voy a forrar, porqué ¿quién no necesita en un momento dado unos calzoncillos de calidad? Todos podemos tener un apuro en plena calle o un ligue repentino y no es lo mismo que te pille con un vulgar slip de marca o de H&M o unos calvinklein con lo morbosos que son. Si realmente quieres dar el golpe alquila mis calzoncillos calvinklein. Mis lectores gays sabrán de qué estoy hablando.

Yo también admitiré suscriptores con pago mensual o alquileres puntuales. Me haré una página web dónde mostrar toda mi colección con un sugerente modelo para ver como quedan en vivo: Yo mismo. Pero los posibles clientes que no se hagan ilusiones, no a todo el mundo le van a quedar igual que a mí, no es por nada; aunque yo que ya he pensado en todo, voy a alquilar también unos cómodos y sencillos rellenos incorporados para que hagan más paquete por un módico suplemento.

Habrá varias modalidades de alquiler. Desde el más económico que he denominado “Dar una vuelta” en ellos, hasta el servicio completo para “Noches de lujuria” que llevarán un chulazo dentro incluido (En este caso el chulo se paga aparte, claro).

Igualmente he pensado en la posibilidad de alquilarlos limpios o usados y no parece ninguna tontería. No es lo mismo llevar unos calvinklein que parezca que los acabas de comprar a unos usados que los llevas con confianza, como si los usaras toda la vida. Incluso en su modalidad más cara he pensado en dejar por allí algún pelo púbico para dar más credibilidad; habrá pelos rubios y morenos a elegir.

Para economías modestas he pensado en alquilar solamente la goma que sobresale del pantalón, pero para alquiles pudientes puedo ir yo mismo con unos vaqueros de cintura caída enseñando hasta el culo envuelto en unos de los slips que alquilo. Esta última opción es la más cara, ya aviso; y habrá que solicitarla con gran anticipación, enviando fotografía del suscriptor.

Ya puestos, pienso ir más lejos. He ideado un servicio 24 Horas que denominaré “Telecalvinkelin” con servicio rápido y motorizado para ligues de última hora o chillout repentinos; y he ideado incluso un sistema parecido a un cajero automático que plantaré por toda la ciudad para devolver los slips después de usados y donde todo el mundo pueda entregarlos sin tener que desplazarse, una vez utilizados y lograda la impresión deseada en unas prácticas bolsitas suministradas al efecto.

Finalmente he ideado una especie de rastrillo especial para fetichistas, para que los que lo deseen puedan adquirir los modelos ya pasados de moda o muy usados cómodamente desde sus casas mediante un moderno servicio de Tele-tienda calzoncillera.

Así que ya sabes, no te compres más slips de marcas conocidas. ¡Alquílalos!